Información

¿Cómo se usan indistintamente las palabras taxones y taxones? ¿Cuándo son diferentes?

¿Cómo se usan indistintamente las palabras taxones y taxones? ¿Cuándo son diferentes?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Estoy confundido acerca de los términos "taxa" y "taxon". En una videoconferencia se dice que

Los delfines representan taxones en un nivel muy bajo, mientras que los peces tienen un nivel más alto de taxones que los delfines y, una vez más, los animales se encuentran en un nivel más alto de taxones.

Los delfines existen en formas de varios tamaños, por lo que representarán taxones. He considerado que los taxones son el grupo taxonómico cuando se combinan.

En la definición de taxonomía, ¿por qué este taxón es una palabra adecuada para esto mientras que no es taxón en ambas declaraciones?


De wikipedia

En biología, un taxón (taxón plural; retro-formación de taxonomía) es un grupo de una o más poblaciones de un organismo u organismos que los taxonomistas consideran que forman una unidad.

Entonces, en resumen

  1. Taxónes sinónimo degrupo taxonómico

  2. Taxaes el plural detaxón. Por lo tanto,taxoneses sinónimo degrupos taxonómicos

Tu dicesun taxónperodos taxones. Si bien la mayoría de las palabras en inglés toman unsen plural, algunos tienen un plural irregular. Aquí hay algunos ejemplos extraídos del campo de la biología (y la ciencia de datos en general):

Plural regular

  • adaptación / adaptaciones
  • dedo / dedos
  • celda / celdas
  • flor / flores

Plural irregular

  • núcleo / núcleos
  • cactus / cactus
  • estímulo / estímulo
  • hongo / hongos
  • análisis / análisis
  • diagnóstico / diagnósticos
  • hipótesis / hipótesis
  • piojo / piojos
  • ratón ratones
  • bacteria / bacteria
  • género / géneros
  • descendencia / descendencia
  • diente dientes
  • gouse / gansos
  • vértebra / vértebras
  • taxón / taxa

El video que vinculó

Eché un vistazo rápido al video y tengo entendido que se está confundiendo.

De 1:50 a 3:30 el autor del video hace repetidamente la afirmación falsa de que los delfines son peces. ¡¡No, los delfines no son peces !! Además, el autor del video parece estar muy confundido acerca de la diferencia entre los términos taxón y clado. ¡Es probablemente el peor video educativo que he visto! Por favor, no confíe en ellos.

Para obtener más información sobre términos relacionados, consulte ¿Cuál es la diferencia entre estos términos: clado, grupo monofilético y taxón?.


Cuando las decisiones sobre estructuras homólogas causan relaciones ambiguas entre taxones: el ejemplo de Neomorphinae (Aves, Cuculidae) / Interpretacoes de homologias primarias e ambiguidade nas posicoes filogeneticas dos taxons: o exemplo nos Neomorphinae (Aves, Cuculidae).

La anatomía de las aves fue objeto de estudios sistemáticos a finales del siglo XIX y principios del XX. Aunque estos estudios contribuyeron a la comprensión de la mayoría de los grupos de aves, hicieron poco para dilucidar la sistemática en algunos niveles categóricos (por ejemplo, familia y géneros), el muestreo en este momento fue insuficiente para examinar las relaciones en estos niveles y se hicieron comparaciones entre taxones que no eran estrechamente relacionada. Sin embargo, los ornitólogos han venido realizando estudios sistemáticos con más rigidez para probar la legitimidad de los caracteres utilizados en clasificaciones tradicionales como las de Huxley (1867) Furbringer (1888) Gadow (1892) Peters (1940) y Berger (1960). Como resultado, hay muchos caracteres osteológicos utilizados en la mayoría de los órdenes de aves y también en algunos de los grupos más grandes de aves (Livezey y Zusi, 2007). Sin embargo, según estos últimos autores, la anatomía de las aves aún no ha sido suficientemente estudiada, particularmente en los cucos.

Las investigaciones anatómicas de los cucos se concentran principalmente a principios del siglo XX (Shufeldt, 1901 Pycraft 1903 Peters, 1940 Verheyen, 1956) sin embargo, hay pocos estudios osteológicos craneales sobre Neomorphinae disponibles en la literatura y las descripciones se limitan a las especies que las representan. El único estudio de osteología que incluye todos los géneros de Neomorphinae (Hughes, 2000) carece de descripciones detalladas y cifras para realizar comparaciones.

Según Payne (2005) Tapera y Dromococcyx se agrupan con Morococcyx, Geococcyx y Neomorphus en la subfamilia Neomorphinae, como se observa en las clasificaciones tradicionales (Peters, 1940 Morony et al., 1975 Howard y Moore, 1998). Pertenecen casi exclusivamente a la región Neotropical, excepto G. californianus (Payne, 2005). En términos generales, las Neomorphinae son terrestres, pero Tapera y Dromococcyx muestran cierto comportamiento arbóreo y son aves parásitas de cría (Payne, 2005).

Las filogenias moleculares (Sibley y Ahlquist, 1990 Aragón et al., 1999 Payne y Sorenson, 2005) difieren de manera más significativa de los estudios anatómicos, ecológicos y de comportamiento (Seibel, 1988 Hughes, 1996 y 2000), principalmente sobre si Neomorphinae está o no definida. como grupo monofilético. Los últimos autores señalaron que Neomorphinae no es monofilético porque se considera que Tapera y Dromococcyx están más estrechamente relacionados con los cucos del Viejo Mundo (Cuculinae) que con otros cucos. Sin embargo, los estudios moleculares estuvieron de acuerdo e indicaron que Neomorphinae es un grupo monofilético, cercano a Crotophaginae (Anis). Posso (1999) realizó un análisis cladístico utilizando únicamente caracteres osteológicos craneales en los cucos neotropicales y Tapera y Dromococcyx se agruparon con otras Neomorphinae en todos los árboles más parsimoniosos. Posso y Donatelli (2006) realizaron un análisis cladístico sobre caracteres de osteología craneal con caracteres poscraneales, ecológicos y de comportamiento de Hughes (1996 y 2000) y concluyeron que la posición sistemática de Tapera y Dromococcyx no está resuelta, porque las interpretaciones de homologías primarias en las características craneales eran diferentes a las encontradas en Hughes (2000).

En este estudio proporcionamos una descripción detallada de las características craneales de Neomorphinae y también sugerimos interpretaciones alternativas a las homologías primarias (sensu de Pinna, 1991) en Hughes (2000). También proporcionamos ilustraciones que permiten visualizar y comparar las descripciones osteológicas y las homologías primarias propuestas.

Específicamente, nuestros objetivos son: 1) proporcionar una descripción comparativa detallada de la osteología craneal de las especies de Neomorphinae 2) relacionar las especies de Neomorphinae y compararlas con otros cucos y 3) discutir las interpretaciones en las homologías primarias y las implicaciones de la filogenia según a esta descripción.

Este estudio se basa en la investigación de 54 especímenes, todas las especies atribuidas a Neomorphinae (sensu Payne, 2005) excepto Neomorphus pucheranii, N. radiolosus y N. rufipennis. Los especímenes de Neomorphus son difíciles de recolectar y, por lo tanto, son raros en las colecciones osteológicas. Los especímenes proceden de las colecciones del Museo de Zoología de Vertebrados (MVZ), Universidad de California, Berkeley, California, EE. UU., Museo de Zoología (UMMZ), Universidad de Michigan, Ann Arbor, Michigan, EE. UU., Museo Nacional de Estados Unidos (USNM). ), Smithsonian Institution, Washington, DC, EE. UU. El Museo Americano de Historia Natural (AMNH), Nueva York, EE. UU. Y el Museo de Historia Natural de Taubate (MHNT), Taubate, estado de Sao Paulo, Brasil. Geococcyx californianus (Lección, 1829): MHNT 110 MVZ 176050, 7588 UMMZ 116179, 201069, 227058, 227059, 234551, 234552, 236211, 73880, 73881, 85031 USNM 1461 17486, 346493, 499279, 501304, 554946, 551 610962, 614371. G. velox (Wagner, 1836): AMNH 2167 MVZ 85646, 85647 UMMZ 152883, 156461, 156462, UMMZ 159112. Morococcyx erythropygus (Lesson, 1842): AMNH 4604 209409 156635, 85641 UMMZ 130940920 Neomorphus geoffroyi (Temmnick, 1820): UMMZ 200592, 431345, 432636. Dromococcyx pavoninus Pelzeln, 1870: UMMZ 209207. D. phasianellus (Spix, 1824): MVZ 85638. Tapera naevia (Linnaeus, 1766 940Z 1488): MHN1740, 1766 940Z 1488 UMMZ 135167, 209208, 214004, 214005, 218370, 218946, 222217 USNM 19221, 321520, 346329.

Además, debido a la controversia sobre la monofilia de Neomorphinae, decidimos realizar una comparación utilizando un enfoque de muestreo de taxones densos, estudiando y comparando 508 especímenes más en 73 especies, incluidos todos los géneros de Cuculidae (excepto Scythrops, Pachycoccyx, Cercococcyx, Caliechthrus y Microdynamis). La lista de estos especímenes se encuentra en Posso y Donatelli (2006).

Para evitar una clasificación errónea en relación con los límites óseos, seguimos el estudio osteológico de cucos jóvenes en Posso y Donatelli (2005). La propuesta de Nomina Anatomica Avium (Baumel y Witmer, 1993) se utiliza como referencia para la nomenclatura de estructuras osteológicas, pero también se utilizaron nuevas sugerencias de nomenclatura para algunas características en Posso y Donatelli (2005).

Seguimos a Payne (2005) para la nomenclatura y clasificación de especies.

En la región frontal (F, Figura 1) todas las especies presentan una depresión rostral (D1, Figuras 1 y 2) en la zona flexoria craniofacialis. Las extremidades laterales de la superficie dorsal entre órbitas son más estrechas que el techo parietal (calvaria). Tapera (Figura 1) y Dromococcyx tienen las extremidades laterales más estrechas, y la región parietal es tres veces más ancha que la región orbital en estas especies. En N. geoffroyi (Figura 2), Morococcyx y Geococcyx, el parietal es aproximadamente dos veces más ancho que la región orbital.

La prominencia cerebelosa (PC, Figuras 3, 4) es más alta y más ancha en Dromococcyx (Figura 6) que en otras especies, por lo que el cráneo es más alargado en Dromococcyx.

El tubérculo basilar (TB, Figuras 3, 4 y 1014) de la porción rostral de la región basioccipital (B, Figura 10) tiene una forma de cresta moderadamente prominente que no es prominente en Geococcyx (Figura 4). La fosa subcondilar (Fsc, Figura 14) rodea la porción rostral del cóndilo y es más profunda en Morococcyx, N. geoffroyi y Geococcyx.

La extremidad rostral (basi rostri parasphenoidalis, PjP, Figuras 10-14) de la región parafenoide (PS, Figura 10) es más grande y más redondeada en N. geoffroyi (Figura 13) que en otras Neomorphinae. El proceso paraesfenoidal lateral (PrlP, Figuras 3, 4) está ligeramente desarrollado, formando el gran hiato subtimpánico y se proyecta ventralmente con una extremidad ahusada en Morococcyx, N. geoffroyi y Geococcyx (Figura 4). Este proceso es más grande (bien desarrollado y redondeado) en Tapera y Dromococcyx (Figura 3) en comparación con otras Neomorphinae.

El hueso ectetmoide (Ec, Figura 5) es delgado y su porción dorsal (facies nasalis) (Pj1, Figuras 5-9) es corta lateralmente y no hay contacto con el hueso lagrimal. La porción ventral (facies orbitalis) (Pj2, Figuras 5-14) tiene una extremidad ventral que es redondeada y ancha y una extremidad lateral que es cóncava porque el ectetmoide es más estrecho entre sus proyecciones. La forma del ectetmoide de Dromococcyx es una excepción (Figura 6), la extremidad lateral en esta especie es recta y la proyección ventral es lateralmente más grande que en otras especies de Neomorphinae. El hueso uncinado (os uncinatum) es estrecho y largo y solo se observó en algunos especímenes de N. geoffroyi y especies de Geococcyx.

El proceso supraorbitario (PrS, Figuras 1, 2, 5-9) del lagrimal (L, Figura 5) es grueso, largo y grande en todas las Neomorphinae. La sutura nasolagrimal (NLS, Figuras 1, 5) es más corta en Morococcyx (Figura 7), N. geoffroyi (Figuras 2, 8) y Geococcyx (Figura 9) porque el lagrimal tiene poco contacto con el hueso nasal en estas especies. El proceso supraorbitario es más grande lateralmente en Tapera (Figura 1), y en la especie Geococcyx (Figura 9) este proceso tiene una depresión medial poco profunda. El proceso orbitario (PrO, Figuras 5-14) del lagrimal es ancho lateralmente y es grueso y largo (cerca del arco yugal). Su extremidad ventral es de forma triangular y tiene una protuberancia caudolateral (CPj, Figura 10). En Geococcyx (Figura 14), esta extremidad es más ancha y gruesa, y está en contacto con el arco yugal. El hueso lagrimal es más grande, más largo y más grueso en Geococcyx (Figuras 9 y 14) que en otras especies. En Morococcyx, N. geoffroyi y Geococcyx (Figuras 7-9) el proceso orbital del hueso lagrimal es perpendicular a la caja encefálica, mientras que en Dromococcyx y Tapera (Figuras 5 y 6) el proceso es moderadamente oblicuo.

En Tapera, N. geoffroyi y G. velox (Figuras 5, 8, 9), el processus squamosalis (PrSq, Figuras 5-9) se extiende entre la mitad y un tercio de la distancia entre su origen en el cráneo y el arco yugal. . En Morococcyx (Figura 7), este proceso es más plano, más ancho y más largo, representa aproximadamente dos tercios de la distancia anterior, y aproximadamente un cuarto y un quinto de esta distancia en Dromococcyx (Figura 6) y G. californianus. Una trabécula ósea llamativa (T1, Figuras 6, 7, 11, 12) se encuentra en el extremo rostral del proceso escamoso en Dromococcyx y Morococcyx. Esta trabécula es corta y ancha en Morococcyx (Figuras 7, 12) pero larga y estrecha en Dromococcyx (Figuras 6, 11). La cresta transversal (crista temporalis transversa) (TrC, Figuras 5-9) es más prominente en Tapera y Morococcyx (Figuras 5 y 7). La fosa temporal no llega a la porción caudal del cráneo sino que está confinada a la porción lateral y es más profunda en N. geoffroyi y Geococcyx (Figuras 8 y 9) que en otras especies de Neomorphinae. La fosa subtemporal (FST, Figura 5) es estrecha caudalmente en N. geoffroyi y Geococcyx (Figuras 8, 9). Tapera y Dromococcyx muestran un tubérculo en la superficie ventrolateral de la fosa subtemporal.

El proceso postorbital (PrPo, Figuras 5-9) es más reducido en Tapera (Figura 5) y N. geoffroyi (Figura 8): varía en longitud de un quinto a un sexto de la distancia entre su origen en el cráneo y el arco yugal. Esta longitud es más larga (un cuarto de esta distancia) en Geococcyx (Figura 9) y es particularmente corta en Dromococcyx (Figura 6) y Morococcyx (Figura 7), donde es menos de una séptima parte de la distancia especificada. Además, en Dromococcyx, el proceso postorbitario es lateralmente estrecho.

La fosa laterosphenoidales es poco profunda (FL, Figura 5) pero más profunda y más grande en N. geoffroyi, Morococcyx y Geococcyx. En Dromococcyx, una trabécula ósea (T2, Figura 6) está unida al tuberculum parasphenoidale y es más estrecha, cónica y más pequeña que la trabécula 1 de la región escamosa.

La fontanela orbitocraneal (FOC, Figuras 5-9) del tabique interorbitario muestra una apertura más pequeña en Geococcyx (Figura 9) que en otras Neomorphinae.

La pared rostral de la órbita (paries rostralis orbitae) contiene un surco estrecho y poco profundo para el nervio olfatorio (SuO, Figura 6). El agujero orbitonasal medial (forma, Figuras 6-9) es más grande en N. geoffroyi y Geococcyx (Figuras 8 y 9). El agujero orbitonasal lateral está extremadamente reducido o ausente en Tapera y Dromococcyx.

La mandíbula superior (UJ, Figuras 1, 2, 5-9) es aproximadamente la mitad de la longitud total del cráneo en todas las Neomorphinae, excepto en Geococcyx, en la que la mandíbula superior es aproximadamente dos tercios de la longitud del cráneo. En D. phasianellus (Figura 6), la mandíbula superior es más estrecha que en las otras especies, y en Tapera (Figura 1) es más corta y más grande. El ápice rostral de la mandíbula superior está más ventralmente curvado en Tapera (Figura 5). Geococcyx muestra una elevación alargada en la superficie mediocaudal de la mandíbula superior. Esta elevación es más prominente en G. velox que en G. californianus.

La abertura nasal (N, Figuras 1, 2, 5-9) está parcialmente cubierta por una laminilla ósea en todas las especies de Neomorphinae. Sin embargo, en Morococcyx, N. geoffroyi (Figura 8) y Geococcyx (Figuras 7, 8, 9) esta laminilla es más ancha que en Tapera (Figuras 1, 5) y Dromococcyx (Figura 6) porque cubre la porción caudal de la fosa nasal. . En Tapera (Figuras 1, 5) y Dromococcyx (Figura 6) cubre solo la porción dorsocaudal. En la superficie ventral de la fosa nasal, todas las especies presentan una cresta corta (NCr, Figuras 5, 6), pero en Morococcyx es más larga. N. geoffroyi (Figura 8) tiene una elevación discreta, aplanada lateralmente (SNE, Figura 8) en la superficie dorsal de la región supranasal (PlS, Figura 1) superficie rostroventral de los huesos premaxilares. El proceso yugal aplanado lateralmente (PrJ, Figuras 5-9) es más amplio en Dromococcyx, Tapera y N. geoffroyi (Figuras 5, 6, 8).

Todas las especies presentan una depresión notoria entre los procesos maxilopalatinos (PrMP, Figuras 10-14), pero esta depresión es más profunda en Tapera y Dromococcyx (Figuras 10, 11).

El proceso maxilar (PrM, Figuras 10-14) del palatino (Pal, Figuras 5, 10) es más estrecho en la región rostral en Tapera y Dromococcyx (Figuras 10, 11). El hueso palatino se ensancha laterocaudamente, especialmente en N. geoffroyi (Figura 13), donde su ancho cubre casi toda la distancia entre los arcos yugales. La fosa coanal estrecha (fosa choanalis, Fc, Figuras 10-14) tiene una proyección rostral (RPj, Figura 11) y es más larga en Dromococcyx (Figura 11).

En Morococcyx, N. geoffroyi y Geococcyx (Figuras 7-9) la laminilla coanal (LC, Figuras 5-9) está ausente. El proceso pterigoideo (PrPt, Figuras 10-14) es corto en Tapera (Figura 10), Morococcyx (Figura 12) y Geococcyx (Figura 14). Es reducido y lateralmente ancho en N. geoffroyi (Figura 13) y más largo en Dromococcyx (Figura 11).

El pterigoideo (Pt, Figuras 5, 10) presenta una placa delgada (proc. Dorsalis, PrD, Figura 5) en Morococcyx, Dromococcyx y Tapera. Sin embargo, en N. geoffroyi (Figura 8) y Geococcyx (Figura 9) el pterigoideo es plano (el proceso dorsal está ausente).

El proceso orbitario (PrOr, Figura 5) del hueso cuadrado es corto y redondeado en N. geoffroyi y Geococcyx (Figuras 8, 9). En las otras especies, el proceso orbital es más largo y estrecho.

Los cóndilos lateral (Col, Figuras 4, 11) y medial (Com, Figuras 4, 11) del cuadrado son prácticamente del mismo tamaño en Tapera, Dromococcyx (Figura 3) y Morococcyx, pero en N. geoffroyi y Geococcyx (Figura 4) el cóndilo lateral es más grande que el cóndilo medial.

La mandíbula es larga y estrecha, con una longitud total equivalente a tres veces la distancia entre las dos ramas mandibulares (rama mandibulae) en todas las especies de Neomorphinae.

La porción sinfisaria (pars symphysialis) representa aproximadamente una cuarta parte de la longitud total de la mandíbula en todas las especies excepto Tapera, donde representa aproximadamente una quinta parte de esta distancia. La superficie rostromedial de la mandíbula tiene una fosa larga y profunda.

La fenestra caudalis está parcialmente cubierta por una delgada laminilla ósea. En N. geoffroyi, esta laminilla cubre casi toda la apertura.

La superficie medial de la apófisis medial tiene un tubérculo bien desarrollado y la superficie caudal de la mandíbula tiene una fosa ancha y poco profunda en todas las especies.

Dentro de las Neomorphinae, hay cinco características que son compartidas por el grupo Geococcyx, Morococcyx y Neomorphus que se diferencian de Tapera y Dromococcyx: la longitud lateral del frontal es mayor, el proceso lateral del parafenoides se reduce, el foramen orbitonasal lateral es más grande , la laminilla ósea que cubre la abertura nasal es más grande y el proceso dorsal de la nasal está ausente. Geococcyx y Neomorphus son muy similares entre sí, compartiendo la mayoría de las características osteológicas distintas de Morococcyx (ver descripción). G. velox y G. californianus se distinguen entre sí por el tamaño del cráneo y por el diferente patrón de desarrollo del proceso escamosal y del agujero orbitonasal medial.

Este estudio demostró que Tapera es bastante similar a Dromococcyx, compartiendo varias características. Dromococcyx presenta cuatro caracteres que son exclusivos de este género, pero no existen diferencias cualitativas en la osteología craneal entre D. phasianellus y D. pavoninus. Tapera naevia presenta dos características peculiares en el desarrollo de la apófisis parafenoides lateral y la forma peculiar de la extremidad caudal de la apófisis lagrimal orbitaria.

3.1. Comparaciones de homologías primarias e implicaciones sistemáticas

El proceso parafenoides medial está ausente en todas las especies de cucos estudiadas, lo que confirma la descripción de Bock (1960). Sin embargo, el proceso parafenoides lateral varía entre los cucos. Está más desarrollado y continuo con el proceso paraoccipital en Tapera, Dromococcyx y especies de Coua, Carpococcyx y Crotophaginae. En Geococcyx, Neomorphus y Morococcyx está prácticamente ausente.

La literatura contiene pocas descripciones detalladas del ectethmoid en Neomorphinae (Shufeldt, 1901 Pycraft, 1903). Aunque se observan pocas variaciones en el ectetmoide en Neomorphinae, el ectetmoide es más heterogéneo entre otros cucos. Las especies de Crotophaginae (Figura 15) muestran una proyección ventral reducida del ectethmoide, mientras que en las especies de Cuculinae (Figura 16), Coccyzinae (Figura 18) y Phaenicophaeinae (Figura 17) ambas proyecciones son más amplias lateralmente. Una de las pocas variaciones de este hueso entre las especies de Neomorphinae se encuentra en Neomorphus geoffroyi, Morococcyx y Geococcyx, donde el proceso dorsal está menos desarrollado y está parcialmente fusionado con el mesetmoide, lo que proporciona una gran apertura para el agujero orbitonasal medial. Lo mismo ocurre con Crotophaga (Crotophaginae) y Coua, Centropus y Carpococcyx. Esta característica probablemente se puede atribuir a diferentes grados de osificación en el proceso dorsal del ectethmoid y mesetmoid, como lo observó Pycraft (1903).

Pycraft (1903) consideró las variaciones en el lagrimal como un criterio clave para distinguir entre especies y para clasificar ciertos géneros dentro de Cuckoos. Esta conclusión se ve confirmada por las descripciones del lagrimal en las especies de Neomorphinae y otros cucos estudiados aquí, con variaciones que ocurren a nivel de género (Figuras 5 a 9).

Pycraft (1903) notó que en los cucos, la fosa temporal se extiende hasta la porción caudal del cráneo. No se observó tal patrón de fosa temporal en las especies de Neomorphinae descritas aquí. En las especies estudiadas, esta fosa no se extiende hasta la porción caudal del cráneo (Figuras 3, 4). Sin embargo, el patrón descrito por Pycraft (1903) se puede encontrar en especies de Centropus, Crotophaginae, Phaenicophaeinae y Coccyzinae (Figuras 15, 17, 18).

La trabécula ósea en el proceso escamoso en Dromococcyx y Morococcyx puede ser una aponeurosis osificada (T1, Figuras 6, 7). En un estudio del patrón de fosa temporal encontrado en Anseriformes y Galliformes, Zusi y Livezey (2000) observaron que los procesos postorbital y escamoso en la mayoría de los Galliformes están conectados por una aponeurosis osificada en el extremo rostral del proceso escamoso. Dada la dificultad de homologar esta estructura en Galliformes con la encontrada en Cuculiformes, decidimos referirnos a ella como trabécula ósea.

En términos generales, nuestra descripción de la mandíbula superior de Neomorphinae coincide con la de Pycraft (1903). La forma de la abertura nasal externa se modifica significativamente en los cucos, probablemente debido a los diferentes niveles de osificación de la laminilla ósea en los huesos nasales y maxilares. Por ejemplo, en Neomorphus geoffroyi, Morococcyx erythropygus y Geococcyx (Figuras 7 a 9) una placa delgada de hueso cubre la mayor parte de la abertura nasal, mientras que en Tapera naevia y Dromococcyx phasianellus la abertura nasal es más abierta (Figuras 5, 6). Clamator glandarius (Cuculinae) presenta el mismo patrón que Morococcyx, N. geoffroyi y Geococcyx. En Crotophaga (Posso y Donatelli, 2001 Figura 15), la apertura nasal se coloca ventrolateralmente y la apertura externa es pequeña y circular. Beddard (1885) describió una apariencia similar de la abertura nasal en Scythrops (Cuculinae). Además, algunas especies de Phaenicophaeinae y Coccyzinae presentan la laminilla ósea que recubre la abertura nasal en diferentes niveles de osificación.

La región palatina descrita aquí es similar a las descritas en otros lugares (Huxley, 1867 Beddard, 1885 Shufeldt, 1901 Pycraft, 1903). Además, observamos que el hueso palatino es casi idéntico en todas las especies de Neomorphinae y muy similar a los demás cucos terrestres (Centropodinae y Crotophaginae), especialmente en lo que se refiere a su condición desmognathous, según la clasificación de Huxley (1868). El pterigoideo difiere solo con respecto a la presencia o ausencia de un proceso dorsal (PrD, Figuras 5 a 9) y de una expansión rostral.

Las descripciones de las mandíbulas se encuentran en Pycraft (1903), aunque con pocos detalles, y en Marceliano (1996), que tiene más detalles pero no hace referencia a especies de Neomorphinae. Las mandíbulas son muy heterogéneas en otros géneros de cucos, pero son muy similares en Neomorphinae. Existe una única diferencia entre Neomorphus geoffroyi y otras especies de Neomorphinae en la apertura mandibular (fenestra mandibulae) que puede reflejar diferentes grados de osificación en los huesos supraangulares y dentales. Según Jollie (1957), la apertura mandibular penetra los márgenes de osificación de estos huesos.

Hughes (2000) cita ocho caracteres craneales que agrupan a Tapera y Dromococcyx con Cuculinae, Coccyzinae y Phaenicophaeinae. Coincidimos con Hughes solo en cuanto a la menor distancia entre los bordes del hueso frontal (ver Tapera y Dromococcyx, Figuras 1, 2) y además encontramos otro carácter similar en estos grupos: la fosa laterospheinoidale, en la porción caudal de la órbita es estrecha (Figuras 5-8 y 15-18).

No observamos el carácter 31 de Hughes (la forma de la región óptica en la cara lateral) porque el hueso cuadrado estaba obliterando esta región en los especímenes estudiados. Por tanto, no podemos hacer ninguna inferencia a partir de este personaje. Sin embargo, en cuanto a los demás caracteres que se utilizaron para considerar Tapera y Dromococcyx en el clado Cuculinae (caracteres 5, 24, 33, 34, 37, 45 en Hughes, 2000), creemos que las siguientes homologías establecidas por Hughes son cuestionables:

a) El tamaño y la forma (aplanados rostrocaudalmente) del proc. postorbitalis (carácter 5 de Hughes, 2000) son muy similares en todas las Neomorphinae (Figuras 5, 6, 7) así como en otros cucos (Figuras 15, 17, 18). En Cuculinae el proceso difiere consistentemente del encontrado en otros cucos, donde el proceso es de tamaño pequeño y de forma tuberculosa (Figura 16)

b) No encontramos diferencias en el ángulo del proc. oticus y proc. orbitalis del os quadratum en el aspecto lateral (carácter 24 de Hughes, 2000) entre especies de Neomorphinae (Figuras 5 a 9). Las únicas diferencias observadas fueron en el tamaño del proceso orbital (proc. Orbitalis) pero estas fueron heterogéneas entre especímenes de la misma especie

c) Contrariamente a las observaciones de Hughes (2000), Tapera y Dromococcyx son similares a Neomorphus y Morococcyx (Figuras 10-13) en la forma de crista basilaris transversa (caracteres 33, 34 de Hughes), al igual que todos los demás cucos excepto Geococcyx (Figuras 4, 14), Crotophaginae, Carpococcyx y algunas especies de Coua y Centropus

d) Aunque la elevación del "bulboso" de os exoccipitale (carácter 37 de Hughes) no es prominente en Geococcyx y Neomorphus, en Morococcyx es tan prominente como en Tapera y Dromococcyx y las especies Cuculinae. Esto podría ser una plesiomorfia para Neomorphinae y podría haberse reducido en Geococcyx y Neomorphus en un evento secundario y

e) La expansión rostral en la facies ventralis del os pterygoideum (carácter 45 de Hughes, 2000) está presente solo en Musophagidae, Carpococcyx y Coua, pero en las especies de Neomorphinae, así como en todas las demás cucos, está ausente o muy más pequeño (Figuras 10 a 14).

La Neomorphinae es más similar a los otros cucos terrestres (Crotophaginae y Centropodinae) principalmente en los huesos ectethmoides y lagrimales, y en la región frontal. El hueso lagrimal es más grueso y más largo en estas subfamilias, y está libre en relación con el ectetmoide (no hay contacto entre ellos). Probablemente esto se deba a que las proyecciones lateral y ventral del ectethmoide son más estrechas que en los cucos arbóreos (Coccyzinae, Phaenicophaeinae y Cuculinae). El techo craneal de la porción orbitaria de la región frontal es amplio entre las órbitas de Neomorphinae y Crotophaginae en comparación con los cucos arborícolas (Coccyzinae, Cuculinae y Phaenicophaeniae). Además, destacan las siguientes diferencias entre los cucos terrestres y arbóreos: la apófisis escamosa es progresivamente más larga, más aguda y se proyecta oblicuamente, así como la apófisis orbitaria del hueso cuadrado.

Luego de la comparación con otras subfamilias de cucos, notamos que las especies de Neomorphinae se caracterizan por tener varias similitudes compartidas, principalmente en la forma y tamaño de los huesos lagrimales y ectetmoides. Contrariamente a los resultados de Hughes (2000), la comparación con otros cucos indicó muchas similitudes del esqueleto craneal entre los géneros de Neomorphinae: el tubérculo basilar es prominente el hiato subtimpanicus es amplio (Figuras 10 a 14) el proceso supraorbitario del lagrimal es largo y grande (Figuras 5 a 9) el proceso orbitario del lagrimal es largo y grueso (Figuras 5 a 9) la protuberancia caudolateral del lagrimal está presente la curvatura de la porción rostral de la mandíbula superior es vestigial o ausente (Figuras 5 a 9) la laminilla ósea cubre la abertura nasal, excepto la porción rostral (Figuras 5 a 9) la cresta en la superficie ventral de la abertura nasal está presente (Figuras 5 a 9) la fosa coanal es estrecha (Figuras 10 a 14 ) el tubérculo medial de la apófisis medial de la mandíbula es grande y prominente y la fosa caudal de la mandíbula es ancha.

Este examen de la osteología craneal demostró que hay pocas similitudes entre las especies Tapera / Dromococcyx y Cuculinae. Una interpretación alternativa para apoyar la eliminación de Tapera y Dromococcyx de las Neomorphinae implicaría considerar las once similitudes mencionadas anteriormente como simmpliomorfias para las Neomorphinae, ya que se considera que los cucos terrestres son el grupo basal (Seibel, 1988 Hughes, 2000 Posso y Donatelli, 2006). Sin embargo, esto no es congruente con la elección de Musophagidae o Galloanserimorphae como grupos externos, como en Posso (1999) y Posso & amp Donatelli (2006).

La hipótesis anatómica que propone agrupar Tapera y Dromococcyx con Neomorphus, Geococcyx y Morococcyx (como aquí se muestra) corrobora los hallazgos de estudios moleculares recientes (Sibley y Ahlquist, 1990 Payne y Sorenson, 2005) y también la distribución común en el Neotropical. región. Por tanto, en este caso es plausible suponer que las pocas similitudes entre Tapera, Dromococcyx y especies de Cuculinae se deben a convergencias.

Usamos características osteológicas craneales con caracteres poscraneales, ecológicos y de comportamiento de Hughes (1996, 2000) para realizar un análisis cladístico de Cuculidae (Posso & amp Donatelli 2006) y mostró que Tapera y Dromococcyx deben colocarse en la rama más basal dentro de un conjunto arbóreo (Coccyzinae, Phaenicophaeninae y Cuculinae). Sin embargo, las diferencias en comparación con Hughes (2000) son probablemente el resultado de diferentes interpretaciones de homologías primarias en las características osteológicas.

Por último, estos problemas indican que la posición de Tapera y Dromococcyx dentro de Cuculidae fue problemática en nuestro estudio (Posso & amp Donatelli 2006) y justifican un análisis cladístico adicional. Todos los datos examinados juntos (evidencia total, sensu Kluge 1989), utilizando toda la información disponible en enfoques cladísticos entre cucos, podrían potencialmente usarse para determinar la controvertida posición sistemática de Tapera y Dromococcyx. Además, aunque la investigación morfológica es un método válido para la obtención de caracteres para ser utilizados en el análisis filogenético, las decisiones en la interpretación de las homologías pueden proporcionar resultados ambiguos, como se ha mostrado aquí.

Agradecimientos: estamos en deuda con Elizabeth Hofling, Richard L. Zusi y los revisores anónimos por su lectura crítica del manuscrito y también con Kevin Mundy y Donald P. Eaton por las versiones en inglés. Agradecemos a los curadores de los siguientes museos por prestarnos sus especímenes: el Museo de Zoología de Vertebrados (MVZ), Berkeley, EE. UU., El Museo Field de Historia Natural (FMNH), Chicago, EE. UU., El Museo Americano de Historia Natural (AMNH) , Nueva York, EE. UU. Y a los siguientes museos por permitirnos estudiar sus colecciones: el Museu Paraense Emilio Goeldi, Belem, Brasil, con especial agradecimiento a Maria LV Marceliano y David Oren, el Museo Nacional de Historia Natural (USNM), Washington, DC, EE. UU., Con agradecimiento a Storrs L. Olson, Gary R. Graves, Richard L. Zusi y al personal de la División de Aves de la USNM, el Museo de Zoología de la Universidad de Michigan (UMMZ), Ann Arbor, EE. UU., Con gracias a Robert Payne y al Museu de Historia Natural de Taubate (MHNT), con agradecimiento a Herculano MF Alvarenga. Esta investigación fue apoyada por la FAPESP (subvenciones 97 / 05672-2 y 99 / 08000-0).

ARAGON, S., MOLLER, AP., SOLER, JJ. y SOLER, M., 1999. La filogenia molecular de los cucos apoya un origen polifilético del parasitismo de las crías. Revista de Biología Evolutiva, vol. 12, no. 1, pág. 495-506.

BAUMEL, JJ. y WITMER, LM., 1993. Osteologia. En BAUMEL, JJ., KING, AS., BREAZILE, JE., EVANS, HE. y VANDEN-BERGE, JC. (Eds.). Manual de anatomía aviar: Nomina anatomica avium. 2 ed. Cambridge: Club de ornitología de Nuttall. pag. 45-132.

BEDDARD, FE., 1885. Sobre los caracteres estructurales y clasificación de los cucos. Actas de la Sociedad Zoológica de Londres, vol. 45, no. 1, pág. 168-187.

BERGER, AJ., 1960. Algunos caracteres anatómicos de Cuculidae y Musophagidae. Boletín Wilson, vol. 72, no. 1, pág. 60-140.

BOCK, WJ., 1960. Articulación secundaria de la mandíbula aviar. El Auk, vol. 97, no. 1, pág. 19-55.

FURBRINGER, M., 1888. Untersuchumgen zur morphologic und systematik der Vogel. Amsterdam: Von Holkema. 1751 p.

GADOW, H., 1892. Clasificación de aves. Actas de la Sociedad Zoológica de Londres, vol. 52, no. 1, 248 p.

HOWARD, R. y MOORE, A., 1998. Una lista completa de las aves del mundo. 2 ed. Londres: Academic Press. 630 p.

HUGHES, JM., 1996. Análisis filogenético de Cuculidae (Aves, Cuculiformes) utilizando caracteres conductuales y ecológicos. El Auk, vol. 113, no. 1, pág. 10-22.

-, 2000. Monofilia y filogenia de cucos (Aves, Cuculidae) inferidos a partir de caracteres osteológicos. Revista Zoológica de la Sociedad Linneana, vol. 130, no. 1, pág. 263-307.

HUXLEY, TH., 1867. Sobre la clasificación de las aves. Actas de la Sociedad Zoológica de Londres, vol. 27, no. 1, pág. 415-472.

-, 1868. Sobre la clasificación y distribución de Alectoromorphae y Heteromorphae. Actas de la Sociedad Zoológica de Londres, vol. 28, no. 1, pág. 294-319.

JOLLIE, M., 1957. El esqueleto de la cabeza del pollo y observaciones sobre la anatomía de esta región en otras aves. Revista de morfología, vol. 100, no. 4, pág. 389-436.

KLUGE, AG., 1989. Una preocupación por la evidencia y una hipótesis filogenética de relaciones entre Epicrates (Boidae, Serpentes). Zoología sistemática, vol. 37, no. 1, pág. 315-328.

LIVEZEY, BC. y ZUSI, RL., 2007. Filogenia de orden superior de las aves modernas (Theropoda, Aves: Neornithes) basada en anatomía comparada. Revista Zoológica de la Sociedad Linneana, vol. 149, no. 1, pág. 1-95. (vol. II, Análisis y discusión)

MARCELIANO, MLV., 1996. Estudo osteológico e miológico del cráneo de Opisthocomus hoazin (Muller, 1776) (Aves: Opisthocomidae) comparado con algumas especies de Cracidae, Musophagidae e Cuculidae. Boletim do Museu Paraense Emflio Goeldi, vol. 12, no. 2, pág. 95-246.

MORONY Jr., JJ., BOCK, WJ. y FARRAND Jr., J., 1975. Lista de referencia de las aves del mundo. Nueva York: Museo Americano de Historia Natural. 207 p.

PAYNE, RB., 2005. Los cucos. Prensa de la Universidad de Oxford. 610 p.

PAYNE, RB. y SORENSON, MD., 2005. Una genética molecular de la filogenia del cuco. En PAYNE, RB. (Ed.). Los cucos. Prensa de la Universidad de Oxford. pag. 68-94.

PETERS, JL., 1940. Lista de aves del mundo. Cambridge: Museo de Zoología Comparada. 223 p. (vol. 11).

PINNA, MCC., 1991. Conceptos y pruebas de homología en el paradigma cladístico. Cladística, vol. 7, no. 1, pág. 367-394.

POSSO, SR., 1999. Osteologia craniana dos Cuculiformes do Novo Mundo (Aves) com implicagoes sistemdticas. Botucatu: Universidade Estadual Paulista. 142 p. [Dissertagao de Mestrado].

POSSO, SR. y DONATELLI, RJ., 2001. Osteología craneal e implicaciones sistemáticas en Crotophaginae (Aves, Cuculidae). Revista de Sistemática Zoológica y. Investigación evolutiva, vol. 39, no. 1, pág. 247-256.

-, 2005. Formación de cráneo y mandíbula en el cuco (Aves, Cuculidae): contribuciones a la nomenclatura en osteología y sistemática aviar. Revista europea de morfología, vol. 4/5, no. 1, pág. 163-172.

-, 2006. Analizar filogenetica e implicagoes sistematicas e evolutivas nos Cuculiformes (Aves) com base na osteologia, comportamento e ecologia. Revista Brasileira de Zoologia., Vol. 23, no. 3, pág. 608-629.

PYCRAFT, WP., 1903. Contribuciones a la osteología de las aves. Actas de la Sociedad Zoológica de Londres, no. 61, pág. 258-291. (parte 6, Cuculiformes).

SEIBEL, DE., 1988. Un análisis filogenético de Cuculiformes y Opisthocomus, basado en caracteres esqueléticos poscraneales. Kansas: Universidad de Kansas. 187 p. [Tese de Doutorado].

SHUFELDT, RW., 1901. La osteología de los cucos.Actas de la American Philosophy Society, vol. 19, no. 4, pág. 4-51.

SIBLEY, GC. y AHLQUIST, JE., 1990. Filogenia y clasificación de aves. New Haven y Londres: Yale University Press. 976 p.

VERHEYEN, R., 1956. Contribución a l'anatomie et a la systematique des tauracos (Musophagi) et des coucous (Cuculiformes). Boletín de la Institución Royal Scientific Nattural Belgique, vol. 32, no. 23, pág. 1-28.

ZUSI, RL. y LIVEZEY, BC., 2000. Homología e implicaciones filogenéticas de algunas características craneales enigmáticas en aves Galliformes y Anseriformes. Anales del Museo Carnegian, vol. 69, no. 3, pág. 157-193.

Posso, S.R. (a), * y Donatelli, R.J. (B)

(a) Laboratorio de Ecologia, Filogenia e Conservacao de Aves Neotropicais, DCN, Universidade Federal de Mato Grosso do Sul - UFMS, CEP 79620-080, Tres Lagoas, MS, Brasil

(b) Laboratorio de Vertebrados, Departamento de Ciencias Biológicas - DCB, Universidade Estadual Paulista - UNESP, CEP 17033-360, Bauru, SP, Brasil

Recibido el 17 de octubre de 2008 - Aceptado el 6 de febrero de 2009 - Distribuido el 28 de febrero de 2010 (Con 18 cifras)


Nombres comunes, nombres científicos y taxonomía: el nombre del juego

¿Alguna vez se ha preguntado cómo o por qué una determinada especie de animal tiene o recibe un nombre determinado? ¿De dónde vienen estos nombres, cambian alguna vez y quién decide cómo nombrarlos y llamarlos? Y quizás lo más importante, ¿cómo los comunicamos de manera más eficaz? Bueno, resulta que muchas especies diferentes de anfibios y reptiles, y muchos otros animales para el caso, pueden tener muchos nombres formales e informales diferentes, a menudo dependiendo de en qué parte del mundo se pueda vivir y con quién se pueda hablar. . Como uno podría imaginarse rápidamente, esto puede volverse muy confuso y abrumador en cuanto a qué especie se puede estar hablando o refiriéndose, especialmente si están involucrados varios individuos de diferentes regiones o áreas del mundo. Entonces, ¿cómo combatimos un problema tan extendido? Aquí es donde entra en juego la denominación adecuada y, más específicamente, ¡la rama de la taxonomía!

Esto es especialmente importante cuando se considera el hecho de que una especie de animal puede tener muchos nombres diferentes, o cuando un nombre de pila puede usarse para llamar a múltiples especies diferentes de animales. Entonces, ¿cómo funcionan estos nombres? Para empezar, la taxonomía es la rama específica de la biología que se ocupa de nombrar y clasificar toda la vida y los organismos de la Tierra, incluidas todas las plantas, animales y otras formas de vida. Ordena, clasifica y agrupa las especies relacionadas y le da a cada una de ellas un nombre único conocido como taxón o taxones. Es posible que muchos ya sean conscientes de que los nombres científicos y el campo de la taxonomía existen o hayan oído hablar de ellos de una forma u otra, ya sea que estén con los animales que eligen mantener en cautiverio y / o ver y fotografiar en la naturaleza, pero un relativamente pocos saben o están familiarizados con lo que realmente significa esta rama de la sistemática, cómo usarla adecuadamente o por qué es importante aprender y conocer.

En primer lugar, están los nombres verdaderamente "comunes", que también se denominan a menudo nombres "vernáculos" o "coloquiales". Estos son simplemente los nombres comúnmente asignados a cualquier especie de animal dada por el profano en un área o lugar determinados, y a menudo tienen usos muy locales. Las "serpientes de pino" en Wisconsin y el Medio Oeste, que también puede ser el nombre más ampliamente utilizado y aceptado de "serpientes zorro", es un ejemplo, al igual que las "lagartijas de cola azul" para describir los eslizones juveniles de cinco líneas, y más conocidos, “Bocas de algodón” o “mocasines de agua” que se dan a cualquiera de las especies inofensivas y no venenosas de serpientes de agua que a menudo se confunden con las especies de víboras de pozo venenosas y semiacuáticas, y que se parecen mucho a ellas. Si bien se pueden citar muchos más ejemplos, y a veces pueden inculcar la curiosidad por aprender más sobre el animal si el deseo de hacerlo está presente, el uso de estos nombres, ya que luego se pueden recopilar muy rápidamente, a menudo se vuelve muy confuso y poco confiable. y en la mayoría de los casos, deben desalentarse en favor de sistemas de nombres más ampliamente aceptados.

El segundo tipo de nombres son los nombres comunes "oficiales" de cualquier especie dada. A diferencia de los nombres más coloquiales mencionados anteriormente, estos nombres suelen tener un significado mucho más autorizado y creíble cuando se utilizan. Como tal, ciertos individuos reconocidos, o comités de individuos reconocidos, con mayor frecuencia el Comité de Nombres Científicos y en Inglés Estándar establecido por la Sociedad para el Estudio de Anfibios y Reptiles, o SSAR, tienen la tarea rutinaria de elegir qué nombres "comunes" son que se utilizan para representar los nombres comunes "oficiales" utilizados, al menos para la mayoría, si no todas, de nuestras especies nativas, canadienses y estadounidenses de reptiles y anfibios. Otros comités globales o internacionales similares también tienen la tarea de elegir los nombres "comunes" oficiales para todas nuestras especies más extranjeras o "exóticas" como tales. En estos casos, "común" no se refiere necesariamente a cuán extendido es el uso del nombre en realidad, sino que es simplemente el nombre en lenguaje sencillo que no es el nombre científico o latino de la especie. Y una vez que se ha dado un nombre común "oficial", también se pueden aplicar reglas o pautas adicionales para su uso, que incluyen, entre otros, que se consideren oficialmente nombres "compuestos" o "con guiones" (como milksnake, kingsnake y hog -nosed serpiente, etc.), y cuando se habla de una especie animal específica, a menudo se considera un nombre propio con mayúsculas.

Cuando se trata del nombre común de muchas plantas o animales diferentes, y especialmente con reptiles y anfibios, muchas especies se ganan sus nombres comunes, ya sea que terminen convirtiéndose en su nombre común oficial o no, en función de alguna característica de ese animal que puede ser fácilmente vistos, observados o deducidos, aunque algunos nombres comunes "oficiales" todavía pueden basarse en mitos comunes erróneos y colas de esposa, como en el caso de la "Milksnake" (Lampropeltis triangulum), que se creía ampliamente y erróneamente que había entrado en graneros para beber leche de vacas, cuando en realidad, las serpientes probablemente estaban allí debido a que eran una fuente de refugio y alimento en forma de roedores. La coloración, el patrón, los comportamientos, las dietas observadas de un animal, un rango geográfico particular o la distribución de dónde se pueden encontrar y, a menudo, sus otras características físicas o morfológicas pueden explicar por qué una especie en particular puede tener el nombre (s) común (s) que ellas hacen. "California Kingsnake", "Bearded Dragon", "Serpientes de cascabel" debido a la presencia de cascabeles, "Fence Lizards", "Garter Snakes", "Diamondback Terrapin" y muchos otros son solo algunas de las especies de animales que son comunes los nombres se pueden utilizar para describirlos y su apariencia, entre otros aspectos.

Por último, los nombres científicos o latinos son la tercera forma de nombre que se le puede dar a un animal y, por lo general, proporcionan el mayor valor y claridad sobre qué especie se está discutiendo o mencionando. En la gran mayoría de los casos, una especie tiene, o se le asigna solo un nombre científico universalmente utilizado y aceptado, eliminando así muchas barreras de comunicación y confusión que a menudo ocurriría de otra manera. Aprender y usar nombres científicos a menudo puede convertirse en una herramienta científica útil y valiosa para realizar más investigaciones científicas, y puede proporcionar mucha más información sobre una especie determinada una vez que uno se familiariza con su uso. Como se mencionó anteriormente, el campo o rama de la taxonomía clasifica y clasifica a los organismos en diferentes niveles con relación a qué tan cercana o distante están relacionados o pueden agruparse entre sí, y se conocen como taxones o taxones. A continuación, se muestra un ejemplo de clasificación científica estándar, desde la clasificación más amplia y abarcadora en la parte superior, hasta la clasificación más estrecha y específica:

Vida
Dominio
Reino
Filo
Clase
Pedido
Familia
Género
Especies

En muchos casos, los organismos pueden además dividirse o colocarse en sub-taxones, o también en subcategorías, como "suborden", "subfamilia", "subgénero" e incluso "subespecies". Una subespecie es un grupo o población de individuos dentro del rango geográfico de su especie dada que varía algo debido a características morfológicas, genéticas o, a veces, de otra índole, pero no lo suficiente como para ser reconocida como una especie separada. Las subespecies no se pueden reconocer de forma independiente, y las especies sin subespecies reconocidas simplemente se mencionan hasta el nivel de su especie, y para que las subespecies sean válidas, se deben reconocer al menos dos o más.

Normalmente, un nombre científico o latino consta de dos palabras o partes conocidas como binomio o epíteto de especie. Este bionomio representa el nombre del género del animal, seguido de la especie específica. Cuando se reconocen dos o más subespecies, este nombre se convierte en tres partes conocidas como trinomio, y cuando se describen estos nombres, la primera especie encontrada o descrita por la ciencia se convierte en la subespecie "nominada". Esto significa que la tercera parte de estos nombres es el mismo que el epíteto de especie repetido para indicarlos como fueron descritos inicialmente. Usando un ejemplo más específico, aquí está la clasificación oficial de la serpiente nariz de cerdo del este (Heterodon platirinos) utilizando sub-taxones, para los cuales no hay más subespecies reconocidas actualmente:

Vida: Todas las entidades vivientes, físicas y animadas.
Dominio:
Eucariota
Reino:
Animalia
Phylum / Sub Phylum:
Chordata / Vertebrata
Clase:
Reptilia
Pedido:
Squamata
Suborden: Serpentes
Infraorden: Aletinofidia
Familia:
Colubridae
Subfamilia: Xenodontinae
Género:
Heterodon
Especies: Heterodon platirinos *

Otro ejemplo, usando una subespecie, y en este caso, la tortuga pintada occidental (Chrysemys picta belli), sería el siguiente:

Vida: Todas las entidades vivientes, físicas y animadas.
Dominio:
Eucariota
Reino:
Animalia
Phylum / Sub Phylum:
Chordata / Vertebrata
Clase:
Reptilia
Pedido:
Testudines
Suborden: Cryptodira
Familia:
Emydidae
Subfamilia: Deirochelyinae
Género:
Chrysemys
Especies:
Chrysemys picta
Subespecie: Chrysemys picta belli

Al usar o discutir estos nombres científicos, también suelen aplicarse otras pautas y reglas de uso, que también son las siguientes:

-Los epítetos de las especies y los binomios o trinomios suelen estar en cursiva y / o subrayados, mientras que el comienzo del género siempre se escribe con mayúscula y el comienzo de los epítetos de las especies y subespecies siempre se escribe en minúsculas.

-Cuando los nombres científicos de la misma especie se mencionan varias veces en un momento o lugar determinado, su nombre completo siempre debe usarse la primera vez, mientras que en las referencias posteriores, el género puede abreviarse a la primera letra en mayúscula de ese género, seguido del epíteto específico completo. Por ejemplo, después de ser utilizado por primera vez, el nombre científico de la culebra común (Thamnophis sirtalis), se puede abreviar a T. sirtalis. Cuando se están considerando o discutiendo subespecies, los dos primeros nombres también se pueden abreviar, pero solo después de que ambos ya se hayan introducido y establecido previamente. Como ejemplo, después de la introducción anterior, la subespecie de Common Gartersnake conocida como Chicago Gartersnake puede denominarse T. s. semifasciatus.

-En algunos casos, el nombre científico o el epíteto de una especie pueden estar incompletos, ya sea porque la especie específica dentro de un género conocido puede ser desconocida, o cuando uno simplemente se refiere o desea abordar todas o varias especies o miembros. en un género. En estos casos, la segunda parte del nombre científico simplemente se indicaría como "sp". para animales individuales de una especie, o como "spp." para varios miembros o individuos de ese género. Algunos ejemplos de esto incluirían todas las especies de tortugas deslizantes (Trachemys spp.), o un lagarto látigo norteamericano individual encontrado para el cual se desconoce su especie exacta como (Aspidoscelis sp.).

-Los nombres científicos y latinos a menudo se usan indistintamente, y a menudo se consideran uno en el mismo, pero este no es siempre el caso. A veces, diferentes nombres científicos pueden derivarse de diferentes idiomas, como el griego en lugar del latín, y a veces pueden ser nombrados en honor a una persona a la que el descubridor o investigador original honró a esa especie o subespecie. La etimología es la rama de la lingüística que examina los orígenes, los significados y la historia de las palabras y partes de palabras y lenguajes.

-En algunos casos, el nombre científico o latino de una especie es el mismo que al menos uno de sus nombres comunes en uso, lo que los hace bastante simples. La iguana verde (Iguana iguana), y Common Boa, o "Boa constrictor" son ejemplos de estos.

-También existen varias otras razones y beneficios para el uso de nombres científicos, uno de los cuales son los casos de especies que no tienen o aún no se les ha asignado ningún nombre común. Estos casos pueden deberse al hecho de que la especie que se describe es generalmente mucho menos conocida y / o encontrada naturalmente por la gente común o una gama más amplia del público, o porque estos cuerpos colectivos de personas aún no se han involucrado ampliamente en la denominación el animal en cuestión. Asimismo, y en algunos casos, se puede asignar un nombre común “oficial” para otros fines taxonómicos, como para distinguir más entre variantes o taxones extremadamente similares, pero que no son de uso común generalizado.

Para resumir, con todos estos nombres diferentes en uso común y científico, y las diferentes reglas y pautas para usar cada uno de ellos, se podrían plantear varias preguntas fundamentales: ¿cómo es posible saber qué nombres son apropiados para usar y cuándo es apropiado? ¿Es apropiado utilizar cada uno de ellos? Quizás estas preguntas se puedan responder en última instancia simplemente recordando quién puede ser la audiencia de uno, o con quién puede estar hablando o intercambiando un discurso. Por ejemplo, en un contexto más profesional, académico o basado en la investigación, particularmente cuando esos datos o hallazgos pueden ser nuevos o novedosos, es muy preferible usar nombres científicos, o al menos acompañarlos a un nombre común “oficial”. Del mismo modo, si uno se está dirigiendo o discutiendo una especie determinada en una conversación casual o con un laico u otro grupo más amplio de personas, usar al menos los nombres comunes estándar "oficiales" es aceptable. Por ejemplo, en estas situaciones, sería aceptable simplemente usar el nombre "pitón bola" en lugar de siempre su nombre científico de "Python regius”Para evitar parecer elitista o prestigioso.

Las ramas de la taxonomía y la denominación o clasificación de organismos es un campo muy fluido y dinámico que cambia constantemente a medida que continuamente desarrollamos nuevas formas y métodos de realizar investigaciones y hacer descubrimientos. Muchas especies se actualizan o degradan constantemente al estado de especie completo, o se dividen en subespecies, o incluso en especies separadas, como las que a menudo confunden a las serpientes ratas norteamericanas (Pantherophis spp.), y como tal, muchas cosas no siempre están grabadas en piedra de forma indefinida. A pesar de todos estos desafíos y complejidades, aprender los nombres científicos y la taxonomía a menudo puede servir como una herramienta para ser mucho más educados, conocedores y familiarizados con estos animales que todos amamos y en los que estamos interesados, y en última instancia, la ciencia, la naturaleza y la naturaleza. mundo que nos rodea. Todo puede parecer mucho que aprender, pero al tomar la iniciativa de aprender poco a poco, con suerte, también puede servir como un impulso para nunca dejar de aprender de cualquier manera que podamos, mientras siempre hacemos preguntas cuando y donde sea necesario en todas nuestras (con suerte) interminables búsquedas de conocimiento y diversidad de especies.


Yo soy tan

Este próximo blog trata literalmente sobre nombrar especies y cómo los científicos agrupan las especies. Otra palabra para eso es nomenclatura el nombramiento de especies. Los biólogos utilizan sistema binomial con el fin de dar a todas las especies un nombre internacional para todos biólogos para usar. Usan claves para identificar al individuo y categorizarlo en su grupo. Las principales características del sistema binomial es que hay dos palabras en el nombre: la primera está en mayúscula y es el género, la segunda está en minúscula y es el nombre de la especie. Escrito a mano, el nombre binomial está subrayado, pero cuando se imprime, usa cursiva.

Luego, los científicos agrupan plantas y animales en taxones, que son un grupo de organismos. Esta es la forma en que los científicos crean un árbol o un mapa que es otra parte de su clasificación, llamada jerarquía de taxones. Las especies se agrupan en un género, los géneros en una familia, las familias en un orden, las órdenes en una clase, las clases en un filo y los filos en reinos.

Los biólogos pueden usar teclas para identificar especies. Identifican tanto de lo que es obvio como pueden, pero en algún momento, necesitan claves para separar ciertos animales en las especies adecuadas, por ejemplo, al diferenciar entre un dugongo y un manatí, que pueden ser bastante similares. Esto es un dicotomía, que es una división en dos, la forma en que los científicos identifican a qué grupo pertenece el individuo.

Finalmente, al final de la lectura, aprendí que hay cuatro filos principales de plantas y esos son (ordenados por altura):

  1. briófito & # 8211 que incluyen musgos, el más corto de los cuatro
  2. filicinophyta & # 8211 que son helechos
  3. coniferophyta & # 8211 coníferas (?)
  4. angiospermophyta & # 8211 plantas con flores, las más altas del grupo
  1. Resuma lo que se entiende por nivel trófico de un organismo con tres ejemplos de un hábitat con nombre. (4 máx.)
  2. Compare las formas en que los organismos autótrofos, heterótrofos y saprótrofos obtienen energía. (6 máx.)
  3. Dibuja una curva de crecimiento de la población sigmoidea etiquetada. 4 puntos
  4. Explique los factores que hacen que una población siga la curva de crecimiento sigmoidea (en forma de S). (8 máx.)
  5. Aplicar el concepto de capacidad de carga a la lucha por la supervivencia resultante de la sobreproducción de descendencia. (5 máx.)
  6. Resuma el sistema internacional utilizado para nombrar especies de organismos vivos. (4 máx.)
  7. Discuta la definición del término especie. (8 máx.)
  8. Nombra los niveles y los taxones específicos en la jerarquía de clasificación usando humanos como ejemplo. (2 máx.)
  9. Describa la relación entre el aumento de la concentración de dióxido de carbono atmosférico y el aumento del efecto invernadero. 5 puntos
  10. Resuma las consecuencias de un aumento de la temperatura global en los ecosistemas árticos. 6 puntos
  11. Resume el principio de precaución. 5 puntos
  12. Resuma las diferencias estructurales que caracterizan a las briofitas, filicinofitas, coniferas y angiospermofitas. 9 puntos
  13. Enumere las diferencias estructurales entre briofitas y angiospermofitas. 5 puntos
  14. Explique brevemente la teoría de la evolución de Darwin. 4 puntos
  15. Resuma cinco tipos de evidencia que apoyan la teoría de la evolución por selección natural. 6 puntos
  16. Resuma un ejemplo moderno de evolución observada por selección natural. 2 puntos
  17. Explicar la evidencia de estructuras anatómicas homólogas que respaldan la teoría de la evolución. 6 puntos
  18. Resuma cómo puede surgir la resistencia a los antibióticos en las bacterias en respuesta al cambio ambiental. 5 puntos
  19. La resistencia a los antibióticos en las bacterias es un ejemplo de evolución en respuesta al cambio ambiental. Utilizando otro ejemplo, explique cómo un cambio ambiental puede conducir a la evolución. 8 puntos

Página 206, clasificación de peces cartilaginosos

1. Indique el reino al que pertenecen todas las especies de la Figura 3. - & gt Reino: animalia

  • I. la misma o diferente especie - & gt Están en especies diferentes porque la especie es la última categoría y las cuatro son claramente diferentes de alguna manera.
  • ii. lo mismo de diferentes familias - & gt Pertenecen a la misma familia porque comparten múltiples características.

3. Los otros cuatro peces se clasifican en dos órdenes. Deduzca, con una razón, cómo los cuatro peces se dividen en dos órdenes. - & gt Tanto el pez superior como el pez central inferior son un orden y el pez del medio derecho es el otro orden. Esto se debe a que la cola y la aleta inferior son comunes en el primer orden, mientras que los peces del segundo orden tienen aletas más anchas y una cola diferente.


Los términos microbiota y microbioma a veces se usan indistintamente. Sin embargo, existe una diferencia entre microbiota y microbioma. La microbiota se refiere a toda la población de microorganismos colonizados en un lugar en particular. El microbioma se refiere al material genético de la microbiota de una ubicación particular o la colección completa de genes de la microbiota. Esta es la principal diferencia entre microbioma y microbiota.

Descargar la versión PDF de Microbiota vs Microbiome

Puede descargar la versión PDF de este artículo y usarla para fines sin conexión según las notas de cita. Descargue la versión PDF aquí Diferencia entre microbioma y microbiota.

Referencias:

1. Jandhyala, Sai Manasa, Rupjyoti Talukdar, Chivkula Subramanyam, Harish Vuyyuru, Mitnala Sasikala y D. Nageshwar Reddy. & # 8220 Papel de la microbiota intestinal normal. & # 8221 World Journal of Gastroenterology: WJG. Baishideng Publishing Group Inc, 07 de agosto de 2015. Web. Disponible aquí. 16 de junio de 2017
2. Ursell, Luke K., Jessica L. Metcalf, Laura Wegener Parfrey y Rob Knight. & # 8220Definiendo el microbioma humano. & # 8221 Reseñas de nutrición. Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Agosto de 2012. Web. Disponible aquí. 16 de junio de 2017
3. MacGill, Markus. & # 8220 ¿Qué es la microbiota intestinal? ¿Qué es el microbioma humano? & # 8221Medical News Today. MediLexicon International, 24 de marzo de 2016. Web. Disponible aquí. 17 de junio de 2017.

Imagen de cortesía:

1. & # 8220Microbiome Sites (27058471125) & # 8221By National Human Genome Research Institute (NHGRI) de Bethesda, MD, USA & # 8211 Microbiome Sites (CC BY 2.0) a través de Commons Wikimedia


Discusión

El descubrimiento más importante del estudio presentado es que las comunidades de microbiota varían mucho en los insectos huéspedes (aquí usando escarabajos) y que la diversidad de bacterias está determinada tanto por las relaciones filogenéticas del huésped (en taxonomía de simplicidad) como por la afinidad trófica. La novedad de este estudio es que analiza simultáneamente el microbioma de numerosos taxones en varios especímenes cada uno, mientras que casi toda la investigación anterior [31, 33, 35] se centró en representantes individuales pertenecientes a una unidad taxonómica particular y gremio trófico. Según una breve búsqueda bibliográfica, solo hay varios estudios sobre el microbioma de escarabajos seleccionados (todos enumerados en la “Introducción”). Estos estudios previos no permitieron realizar análisis comparativos. Por el contrario, en este estudio se examinan numerosas muestras al mismo tiempo y en las mismas condiciones. Pertenecían a 24 especies seleccionadas de escarabajos de cinco familias y tres gremios tróficos. También supera los trabajos pioneros de Colman et al. [28] y Yun et al. [29], que fueron los únicos estudios que examinaron la diversidad del microbioma con respecto a la taxonomía de huéspedes (para varios insectos) y las preferencias dietéticas. Sin embargo, los estudios de Colman y Yun, que inspiraron nuestro trabajo, tenían algunas limitaciones enumeradas anteriormente (ver “Introducción”), que se superan en el artículo presentado.

Nuestros resultados indican que las comunidades bacterianas son muy diversas en todos los niveles de agrupación. Con respecto a la diversidad alfa de las bacterias encontradas en los hospedadores de escarabajos, se observó una alta variabilidad de la microbiota en los coleópteros en todos los niveles examinados, comenzando por el número variable de OTU encontradas en especímenes de especies particulares, así como varios valores de métricas de diversidad a nivel de familias y gremios tróficos. A nivel de especie, fue interesante detectar diferentes valores de métricas de diversidad alfa incluso entre especies estrechamente relacionadas (del mismo género), que comparten hábitats y dieta. Tal situación se observó durante cuatro Bembidion escarabajos de tierra (p. ej., B. decoro tiene un microbioma 2,5 veces más diverso que B. modestum), Afodio escarabajos peloteros (p. ej., A. depressus tiene en promedio ocho veces más microbioma diverso que A. sphacelatus), y Ontófago escarabajos peloteros (p. ej., O. tauro tiene en promedio un microbioma cuatro veces más diverso que O. ovatus). El ejemplo más pronunciado es el de dos hermanas. Crioceris escarabajos de las hojas [60], con C. quatuordecimpunctata C. Diversidad de bacterias 14 veces menor que C. duodecimpunctata. Kolasa y col. [48] ​​mostró que estas dos especies difieren también en términos de Wolbachia infección (C. quatuordecimpunctata totalmente infectado, C. duodecimpunctata no infectado), a pesar de alimentarse de la misma planta huésped. Como Wolbachia La infección podría causar una disminución de la diversidad bacteriana (ver [3] para Drosophila melanogaster), la alta prevalencia de este endosimbionte en C. quatuordecimpunctata podría explicar su muy baja diversidad de todo el microbioma. La única excepción parecía ser Paederus / Paederidus escarabajos errantes, ya que las cuatro especies examinadas comparten niveles similares y bajos de diversidad de microbiomas. Estas diferencias en la diversidad de bacterias entre especies particulares de escarabajos no se explican fácilmente debido a la deficiencia de otros estudios de comparación. No se pudieron descartar totalmente algunos sesgos causados ​​por procedimientos de laboratorio. Sin embargo, todas las condiciones (durante el aislamiento, la amplificación y la secuenciación del ADN) fueron las mismas para cada muestra. Además, el número de individuos examinados fue el mismo dentro de las familias. No podría explicarse simplemente por diferentes microbiotas asociadas con especies hospedadoras, como individuos particulares de escarabajos, incluso dentro de las especies, a menudo expresadas por una composición muy diferente de bacterias. Es interesante que en las parcelas de análisis de coordenadas principales, los especímenes particulares generalmente se entremezclan entre las especies. Contrariamente a esto, los gráficos de barras (que muestran la abundancia relativa de bacterias entre los huéspedes) sugieren que una especie de escarabajo en particular está dominada por uno, dos o pocos taxones bacterianos. Una explicación de estos resultados podría ser que sugiere que la falta de distinción de la microbiota encontrada en miembros de especies de escarabajos particulares es causada por una gran diversidad de bacterias poco abundantes. La segunda posibilidad es que estos pocos taxones bacterianos dominantes podrían ser responsables de las similitudes de los escarabajos huéspedes si se los considera en niveles más altos (taxonómicos o tróficos). Se encontró que la mayoría de las especies de escarabajos estaban infectadas por bacterias generalizadas, generalmente aeróbicas, del estilo de vida comensal (p. Ej., Enterococcus (Bacilos), Comamonadaceae (Betaproteobacteria), Enterobacteriaceae y Pseudomonas (ambas Gammaproteobacteria), Neisseriaceae (Betaproteobacteria) etc.). Enterococcus es un miembro de Firmicutes, que resultó ser una bacteria dominante en microbiomas de insectos [29]. Estas bacterias aeróbicas son más comunes en los escarabajos terrestres y los escarabajos errantes y también constituyen una parte sustancial del microbioma en los gorgojos y los escarabajos de las hojas. Los cuatro de estos grupos de escarabajos son de vida libre y están asociados con varios tipos de alimentos frescos, ya sean animales (pequeños invertebrados en el caso de los carnívoros) o plantas (tejidos verdes en el caso de los herbívoros). Es interesante que en los escarabajos rove, una alta proporción de bacterias fueron flavobacterias anaeróbicas, fusobacterias y clostridios, lo cual es consistente con el estilo de vida de Paederus / Paederidus. Estas especies ocupan riberas fangosas y viven dentro de restos de plantas en descomposición, donde existen condiciones aeróbicas. En algunas especies de gorgojos, estaban presentes bacterias aeróbicas, que podrían estar presentes en la superficie de las hojas de sus plantas hospedantes. La presencia de estas bacterias podría explicarse a la luz de los hallazgos de sinergias en las relaciones insecto-microbio en la interfaz de las defensas planta-insecto [39]. Las bacterias dominantes en muchos escarabajos eran taxones endosimbióticos, lo que concuerda con los estudios de microbioma de insectos [29]. Wolbachia y / o Rickettsia fueron especialmente abundantes entre algunos gorgojos, escarabajos de las hojas y escarabajos de tierra, mientras que estos microbios infectaron solo miembros individuales de los escarabajos peloteros en baja frecuencia. Los resultados más interesantes se obtuvieron para Scarabaeidae, cuya microbiota estuvo dominada por Pseudomonadales (principalmente Acinetobacter) y Carnobacterium (Bacilos). Estas bacterias son conocidas por descomponer material orgánico (como estiércol o cadáveres). Este hallazgo también es consistente con la dieta de los escarabajos peloteros examinados. Otros estudios también apoyaron una alta prevalencia de Pseudomonadaceae en los escarabajos peloteros [31, 32]. Además, se encontraron algunas bacterias patógenas en los escarabajos peloteros como Pasteurella (Gammaproteobacteria), que se conocen como patógenos zoonóticos y muy probablemente se originaron en animales domésticos (vacas, ovejas, caballos) en los que se recolectaron los excrementos de estos escarabajos. Además, otras bacterias que se encuentran principalmente en los escarabajos peloteros, pero también en una proporción baja en otros huéspedes, se conocen como patógenos facultativos (p. Ej., Pantoea, Empedobacter, Enterococcus y otros) desafortunadamente, los únicos estudios que describen su patogenia se refieren a vertebrados (por ejemplo, [61, 62]) y faltan datos para invertebrados (no está claro si solo algunos insectos podrían servir como vectores para estas bacterias o también podrían sufrir de su Patogénesis). La descripción antes mencionada de las bacterias que viven en los escarabajos también explica la gran diferencia entre las métricas de diversidad beta del microbioma evaluadas para huéspedes particulares. A pesar de una gran variación de diversidad de microbiomas dentro de las especies, las especies de familias particulares o gremios tróficos expresaron un carácter mucho más distintivo en sus comunidades bacterianas. Varias composiciones de bacterias en especies de escarabajos también causan diferencias significativas si se analizan escarabajos en niveles de organización más altos. La mayor diversidad de bacterias alfa se encontró entre los miembros de Carabidae y Scarabaeidae la menor, entre las especies de Staphylinidae. Al mismo tiempo, las cinco familias de escarabajos examinadas poseían una microbiota sustancialmente diferente (que se expresa por diferencias significativas en las métricas de diversidad beta entre estos grupos). Colman et al. [28] y Yun et al. [29].

Se observó una asociación aún mayor entre el microbioma y la afinidad trófica con respecto a las dietas del huésped. Los análisis de coordenadas principales y los gráficos de escala multidimensionales no métricos mostraron que los miembros de los tres gremios tróficos examinados (carnívoros, herbívoros y detritívoros) forman unidades distintas con respecto a sus comunidades bacterianas. Este fenómeno sugiere que la afinidad trófica del huésped es más responsable de las similitudes del microbioma que de la taxonomía del huésped (relaciones filogenéticas). Desafortunadamente, la estructura de muestreo en este estudio (alta correlación entre la asignación de especies de escarabajos a familias y gremios tróficos) evita que se saquen conclusiones directas e inequívocas sobre el papel de la filogenia frente al trofeo. Sin embargo, el patrón observado de que los escarabajos que pertenecen a un gremio trófico particular comparten su diversidad microbiana, respalda firmemente la afirmación de que los recursos alimenticios comunes podrían ser los principales responsables del intercambio de bacterias. Esto no solo es consistente con el metanálisis de insectos de Colman et al. [28] y el estudio del microbioma de insectos de Yun et al. [29], pero también con estudios en mamíferos. Ley y col. [63] mostró que tanto la taxonomía como la dieta del hospedador están correlacionadas con la diversidad de la comunidad bacteriana en mamíferos salvajes y domésticos (incluidos los humanos). Además, un estudio de Muegge et al. [64] demostró que las comunidades microbianas se adaptan a los extremos de la dieta y que este es probablemente el caso de los escarabajos.

De hecho, las bacterias endosimbióticas son uno de los hallazgos más significativos del trabajo presentado. Hasta ahora, solo Wolbachia se sabe que infecta numerosos taxones de escarabajos (ver [22] para un resumen). También hubo ejemplos únicos de infección de Rickettsia y Espiroplasma en escarabajos [22, 29]. Cardinio hasta ahora no se ha detectado en ninguna especie de escarabajo [20, 29]. No ha habido informes sobre el estado de Arsenophonus en escarabajos. Aquí, gracias al uso de la tecnología de secuenciación de próxima generación, hemos ampliado la lista de bacterias endosimbióticas conocidas del escarabajo a ocho taxones con un nuevo hallazgo para seis bacterias: Cardinio (encontrado solo en una especie de escarabajo terrestre), Arsenophonus (encontrado solo en una especie de escarabajo terrestre), Buchnera (encontrado en nueve hosts), Regiella (dos anfitriones), Serratia (tres anfitriones), y Sulcia (dos anfitriones). Todas estas seis bacterias recién detectadas solo se encontraron en frecuencias muy bajas en algunos individuos de especies particulares de escarabajos. Por lo tanto, no es posible sacar ninguna conclusión sobre sus posibles efectos de los escarabajos (esto está fuera del alcance de este artículo), pero se sabe que Buchnera y Sulcia son mutualistas, mientras que Regiella y Serratia son comensalistas [65]. Cardinio y Arsenophonus, al igual que Espiroplasma, Rickettsia, y Wolbachia, se consideraron parásitos o simbióticos [65]. Vale la pena mencionar que todas las especies de escarabajos, que recientemente han sido reportadas como infectadas por Wolbachia con el uso de la secuenciación tradicional de Sanger y la tipificación de secuencias multilocus de genotipado [47, 48, 49, 60, 66, 67], también se encontraron infectados en este estudio (tienen un gran número de Wolbachia lee en la secuencia de Illumina). Es interesante que los datos recopilados rechacen la hipótesis de que las bacterias endosimbióticas de géneros particulares habitan en hospedadores indistintamente, lo que explicaría el efecto de cierta competencia entre taxones que tienen efectos similares en los hospedadores [68] (todas estas bacterias descritas anteriormente se transmiten transováricamente [65 ]) y todos estos más abundantes se conocen como “machos asesinos” [18]. Obviamente, estas diferentes bacterias podrían vivir juntas en el mismo hospedador mientras no existan relaciones entre ellas, lo que podría cambiar su abundancia con respecto a la prevalencia de otros taxones bacterianos. La falta de un efecto visible sobre la abundancia relativa no dice mucho sobre otras posibles relaciones entre estas bacterias en múltiples huéspedes infectados. Se necesita más investigación para investigar los posibles efectos entre varias bacterias endosimbióticas, otros microbios y sus huéspedes. Otro resultado digno de destacar es que este estudio solo apoya débilmente la suposición de que una mayor abundancia de endosimbiontes disminuye la diversidad de toda la microbiota [3]. Aparentemente, la asociación entre el número de bacterias endosimbióticas y la diversidad alfa de otras bacterias no es sencilla, y otros factores podrían ser responsables de la menor riqueza de bacterias en, por ejemplo, Wolbachia- o Rickettsia-hosts infectados. Además, este hallazgo debe verificarse en futuras investigaciones. Este último hallazgo está respaldado por análisis multivariados, que indican que la abundancia de bacterias endosimbióticas es menos responsable de la diversidad del microbioma que las relaciones filogenéticas de los huéspedes infectados (expresadas por distancias genéticas entre los escarabajos examinados).

En resumen, este estudio rechaza la hipótesis de que, en general, a nivel individual, los escarabajos poseían una microbiota más similar dentro de las especies que entre los taxones. Sin embargo, incluso si la mayoría de los escarabajos huéspedes (individuos) varían mucho, existen algunas especies de escarabajos, cuyos miembros están infectados por comunidades de bacterias únicas. Dichas comunidades hicieron que su anfitrión se distinguiera de los demás. Contrariamente a la alta mezcla de microbiota encontrada a nivel individual, hay diferencias mucho más claras de comunidades bacterianas encontradas en grupos particulares de escarabajos considerados en niveles taxonómicos más altos (dentro de la familia). El mayor carácter distintivo se observó entre los escarabajos agrupados según sus requisitos tróficos. Este hallazgo apoya las conclusiones de otros estudios. El microbioma está formado tanto por relaciones filogenéticas (en simplicidad, taxonomía) como por afinidad trófica, y esta última explica mejor las diferencias entre los grupos de huéspedes infectados. Además, este estudio amplía en gran medida el conocimiento sobre la prevalencia de endosimbiontes en coleópteros, lo que respalda la infección no solo por Wolbachia, Rickettsia, y Espiroplasma, sino también otras bacterias como Cardinio, Arsenophonus, Buchnera, Sulcia, Regiella, y Serratia. Los resultados obtenidos no apoyan la intercambiabilidad de bacterias endosimbióticas en hospedadores de escarabajos y sugieren solo una disminución débil de la diversidad del microbioma en taxones altamente infectados por endosimbiontes.


Algunos ejemplos de evolución convergente

Todos los ejemplos en cada punto mencionado a continuación son fuertes evidencias de evolución convergente.

  1. Los ojos del pulpo y los de los mamíferos realizan funciones similares.
  2. Las alas de manteca y las de los pájaros les ayudan a volar.
  3. Las aletas de las ballenas y las de los pingüinos les ayudan a nadar.
  4. Funciones similares de los tubérculos de la batata (raíz modificada) y los de la patata (tallo modificado).
  5. Naturaleza similar del vuelo / alas de insectos, pájaros, pterosaurios y murciélagos.
  6. Los tiburones (peces cartilaginosos) y los delfines (mamíferos acuáticos) se ven relativamente similares a pesar de no tener ninguna relación.
  7. El lunar marsupial tiene muchas semejanzas con el lunar placentario.
  8. El tilacino marsupial (tigre de Tasmania o lobo de Tasmania) tenía muchas semejanzas con los cánidos placentarios.
  9. Varios mamíferos han desarrollado poderosas garras delanteras y lenguas largas y pegajosas que les permiten abrir los hogares de insectos sociales como hormigas y termitas y consumirlos.
  10. Los koalas marsupiales de Australia han desarrollado huellas dactilares, indistinguibles de las de primates no emparentados, como los humanos.

Homínido y homínido: ¿cuál es la diferencia?

Haga clic para ampliar la imagen Toggle Caption

El uso actual del término "homínido" puede resultar confuso porque la definición de esta palabra ha cambiado con el tiempo.

Nuevas definiciones

Las definiciones recientes más utilizadas son:

Homínido - el grupo formado por todos los grandes simios modernos y extintos (es decir, humanos modernos, chimpancés, gorilas y orangutanes más todos sus antepasados ​​inmediatos).

Homínido - el grupo formado por humanos modernos, especies humanas extintas y todos nuestros antepasados ​​inmediatos (incluidos los miembros de los géneros Homo, Australopithecus, Paranthropus y Ardipithecus).

Hojas informativas relacionadas

Definiciones anteriores

El término "homínido" solía tener el mismo significado que ahora tiene "homínido". Por lo tanto, fue un término muy útil para designar la línea que conduce a los humanos modernos y se usó para referirse a varios miembros de nuestro árbol evolutivo humano.

A "homínido" ahora se le ha asignado un significado más amplio y ahora se refiere a todos los grandes simios y sus antepasados. Esta nueva terminología ya se está utilizando en muchas revistas científicas, y es solo cuestión de tiempo (pero posiblemente muchos años) antes de que todos se pongan al día con el uso del nuevo término.

El problema para estudiantes y profesores es que muchos textos todavía utilizan el sistema antiguo y muchos sitios de Internet tampoco se han puesto al día, incluso los de muchos establecimientos científicos de renombre. Por lo tanto, los estudiantes / profesores deberán ser conscientes de que & # x27hominids & # x27 puede significar dos cosas diferentes dependiendo de qué tan actualizada esté una referencia con respecto a la incorporación de estos cambios de taxonomía / clasificación.

Mantente informado

Descubra los secretos del Museo Australiano con nuestros correos electrónicos mensuales.

¿Por qué han ocurrido estos cambios?

"Homínido" y "homínido" se derivan de los nombres utilizados en la clasificación científica de los simios (incluidos los humanos). Por convención internacional, ciertas terminaciones de palabras se utilizan para taxones o niveles específicos dentro de esta clasificación. Por ejemplo, los nombres de "familia" siempre terminan en "-idae" (por ejemplo, Hominidae), los nombres de "subfamilia" terminan en "inae" (por ejemplo, Homininae) y los nombres de "tribu" (1) terminan en "ini" (por ejemplo, Hominini). Estos nombres formales luego se abrevian para dar los nombres comunes homínido, homínido y homínido, respectivamente.

Los cambios de nombre que se han producido han surgido debido a cambios en la forma en que se clasifican los humanos, chimpancés, gorilas y orangutanes. Por ejemplo, una vez se pensó que los simios deberían dividirse en tres grupos diferentes (familias). En este antiguo esquema, se veía que los humanos eran tan diferentes a otros simios que deberíamos ubicarnos en nuestra propia familia distinta, los homínidos u homínidos.

Con el tiempo, las clasificaciones biológicas cambian debido a técnicas mejoradas y un mejor conocimiento sobre la biología y las relaciones evolutivas de diferentes seres vivos. Ahora, con su mejor conocimiento, los científicos han revisado sus clasificaciones para desarrollar árboles evolutivos más actualizados. En este esquema, solo se reconocen dos familias con todos los grandes simios (incluidos los humanos) colocados en la misma familia, los homínidos u homínidos. La siguiente ramificación de este árbol evolutivo divide a los orangutanes en una subfamilia y a todos los grandes simios restantes en otra subfamilia. Luego, a nivel de tribu, los gorilas, los chimpancés y los humanos se separan en diferentes ramas del árbol evolutivo con los humanos en la rama Hominini u hominin. Como resultado de este cambio de clasificación, los humanos modernos y todos nuestros ancestros extintos en nuestra propia rama del árbol evolutivo ahora se conocen como homínidos en lugar de homínidos como se los conocía anteriormente en clasificaciones antiguas.

(1) Nota: La palabra "tribu" como se usa aquí y en la clasificación biológica tiene un significado particular. Se refiere a un grupo taxonómico que ocurre en la jerarquía de clasificación entre subfamilia y género. Si usa esta terminología con los estudiantes, asegúrese de que comprendan el significado de esta palabra en un contexto taxonómico en lugar de en otros contextos donde puede significar "una división social de nuestra propia especie, Homo sapiens.


Todos los datos a los que se hace referencia en esta revisión están disponibles en las Tablas S1-S6.

Apéndice S1: Información de soporte

Cuadro S1 Translocaciones de taxones en peligro y anteriormente en peligro de EE. UU.

Cuadro S2. Translocaciones de taxones estadounidenses y norteamericanos no incluidos en la lista (algunos taxones pueden estar incluidos en la lista como en peligro de extinción en otras naciones)

Cuadro S3. Especies invasoras establecidas con éxito en los EE. UU. Y / o sus territorios.

Cuadro S4. Especies establecidas con éxito liberadas con fines de control biológico en los EE. UU. Y / o sus territorios.

Cuadro S5. Cuarenta y dos especies liberadas como agentes de control biológico a nivel mundial que causan (d) impactos dañinos a nivel del ecosistema no objetivo

Cuadro S6. Lista de taxones de mamíferos, aves y peces extintos y presuntos extintos (taxones potencialmente recolectables legalmente) con avistamientos registrados por última vez después de 1934, cuando se creó una División federal de Manejo de Caza, originalmente designada bajo la Oficina de Estudios Biológicos, Departamento de Agricultura. Lista compilada a partir de la base de datos USFWS ECOS ROAR, la base de datos de la Lista Roja de la UICN y Greenwald 2019.

Tenga en cuenta: El editor no es responsable del contenido o la funcionalidad de la información de apoyo proporcionada por los autores. Cualquier consulta (que no sea contenido faltante) debe dirigirse al autor correspondiente del artículo.


¿Cómo se usan indistintamente las palabras taxones y taxones? ¿Cuándo son diferentes? - biología

Esta mesa fue diseñada y creada por Dawn M. Kitchen y Tim Susman, Universidad de Minnesota, modificada por Cynthia Church

Sistemática: Conexión de la clasificación con la filogenia

¿Cómo reconstruimos la historia evolutiva para dibujar árboles filogenéticos (árboles genealógicos)?
El registro fósil ayuda, por supuesto. La evaluación de las relaciones entre especies vivas comparando su anatomía también proporciona datos. Y podemos comparar dos especies a nivel molecular secuenciando su ADN (o proteína). Pero, ¿cómo evalúan los sistemáticos toda esta información y construyen un árbol genealógico? Hoy en día, la mayoría de los sistemáticos utilizan lo que se llama análisis cladístico (o simplemente, cladística). Un árbol filogenético basado en cladística se llama cladograma.


Cladograma

Mientras que la sistemática es la reconstrucción y el estudio de las relaciones evolutivas, la clasificación se refiere a cómo colocamos especies y grupos superiores en la jerarquía taxonómica. Para comprender por qué los dos no siempre son congruentes, debemos considerar cómo se pueden agrupar las especies en función de sus relaciones filogenéticas (evolutivas). A monofilético grupo incluye el antepasado común más reciente del grupo y todos sus descendientes. En la siguiente figura, el Taxón 1 (que consta de las siete especies B-H) es un grupo monofilético. Está formado por una especie ancestral (especie B) y todos de su especie descendiente. A parafilético grupo incluye el ancestro común más reciente del grupo, pero no todos sus descendientes. El taxón 2 consiste en un ancestro (A) y algunos, pero no todos, de los descendientes de ese ancestro (el taxón 2 incluye los descendientes I y K, pero excluye J y B-H, que también son descendientes de A). A polifilético grupo no incluye el ancestro común más reciente de todos los miembros del grupo. El taxón 3 es polifiléctico, lo que significa que carece del ancestro común (B) que uniría a la especie como grupo monofilético. En otras palabras, un grupo polifilético tiene miembros que pueden rastrearse hasta ancestros separados.

Cada rama evolutiva en un cladograma se llama clado (del griego clados, que significa & quot; rama & quot). Tenga en cuenta que los clados, al igual que los niveles taxonómicos, se pueden anidar dentro de clados más grandes. Por ejemplo, el clado tortuga-leopardo representa un clado dentro del clado salamandra-tortuga-leopardo. Pero no todas las agrupaciones de organismos califican como clados. Un clado consta de una especie ancestral y todos sus descendientes. Se dice que tal grupo de especies, ya sea un género, una familia o algunos taxones superiores, es monofilético. Los taxones parafiléticos y polifiléticos son agrupaciones de especies que son inaceptables en la práctica de la cladística.

The Compleat Cladist es un libro de trabajo filogenético que le dará más práctica con la cladística.

Definiciones
Clasificación & # 8211 Organización de organismos en grupos o taxones (singular & # 8211 taxón)
Nomenclatura & # 8211 Asignación de un nombre distintivo a cada especie
Taxonomía & # 8211 Arte general, artesanía y ciencia de la clasificación
Sistemática & # 8211 Taxonomía moderna basada en la historia evolutiva
Taxón & # 8211 Un grupo de organismos al que se le da un nombre
Taxón natural & # 8211 Un grupo de organismos que existe en la naturaleza como resultado de la evolución.
Caracteres & # 8211 Características o atributos hereditarios de un organismo que se pueden comparar entre organismos (por ejemplo, características físicas, secuencias genéticas, rasgos de comportamiento)
Cladística & # 8211 Un método de análisis de las relaciones evolutivas entre grupos para construir su árbol filogenético (árbol genealógico)
Clade & # 8211 Una rama evolutiva en un cladograma un clado se refiere a todos los descendientes de un ancestro común particular. Por definición, un clado es un grupo monofilético, es decir, un taxón natural.
Cladograma & # 8211 Un cladograma es un diagrama en forma de árbol que muestra la relación entre diferentes organismos con respecto a un ancestro común (recuerde siempre que un cladograma representa un hipótesis basado en un conjunto de datos particular que ha sido analizado por una técnica particular)
Árbol filogenético & # 8211 Diagramas de árbol ramificado que representan la historia filogenética dentro de un grupo taxonómico con respecto a la escala de tiempo evolutiva) un cladograma es un tipo de árbol filogenético, pero sin eje de tiempo relativo
Ingroup & # 8211 Aquellas especies cuyas relaciones evolutivas están siendo investigadas por el investigador el grupo de estudio
Nodo & # 8211 Puntos de ramificación en un cladograma Los nodos representan el ancestro común de todos los taxones más allá del nodo
Outgroup & # 8211 Un organismo (o grupo de organismos) utilizado en un análisis cladístico con fines comparativos. Es un organismo relacionado que está fuera del grupo de estudio con una relación evolutiva conocida con el grupo. (Otra forma de decirlo: el grupo externo es un organismo diferente & # 8211 pero no demasiado diferente & # 8211 que no está incluido en el grupo de estudio) A menudo se utilizan grupos externos múltiples para aumentar la efectividad de las comparaciones.
Caracteres ancestrales (caracteres plesiomórficos) & # 8211 Atributos de un grupo que todos los miembros del grupo poseen caracteres ancestrales no son útiles para analizar las relaciones evolutivas dentro del grupo
Caracteres derivados (caracteres apomórficos) & # 8211 Los personajes que han surgido desde la ascendencia con los personajes derivados del exogrupo dan pistas sobre las relaciones evolutivas
Sinapomorfia & # 8211 Un carácter derivado (apomorfia) que se remonta al ancestro común más reciente una sinapomorfia une dos o más grupos el hecho de que podemos mover / doblar nuestros pulgares, mientras que la mayoría de los animales no pueden, es una sinapomorfia con la que compartimos chimpancés, monos y otros primates.
*Puede resultar útil pensar en los términos "original" y "modificado" al comparar caracteres ancestrales y derivados.

Usando estas definiciones
La figura siguiente es un cladograma hipotético que muestra 5 taxones (1-5) y los caracteres (A-H) utilizados para derivar las relaciones taxonómicas. El grupo de estudio son los taxones 1-4 el taxón 5 es el grupo externo para los taxones 1-4 (recuerde que el grupo externo es un grupo de referencia fuera del grupo de estudio). El grupo externo comparte solo el carácter A con los taxones 1-4. Todos los demás caracteres (B-H) están ausentes del grupo externo y deben haber surgido después de la divergencia del grupo de estudio del grupo externo. En otras palabras, son caracteres derivados. El carácter B separa los taxones 1-4 del grupo externo. Este carácter no se puede utilizar para describir relaciones. dentro de el grupo porque es común a todos los miembros del grupo. Los taxones 3 y 4 estrechamente relacionados comparten el carácter derivado D. El carácter C es una sinapomorfia para los taxones 1 y 2, que los separa de todos los demás taxones. En otras palabras, el carácter C fue transmitido a ambos grupos por el último ancestro común que compartieron. Character.H es una apomorfia de taxa 1, que la separa de todos los demás taxones.

Existen algunos nombres taxonómicos caprichosos & # 8230 .. Agra vación es un escarabajo tropical aparentemente muy difícil de recolectar. Otro insecto, un verdadero error, se llama Heerz lukenatcha . Los organismos a veces reciben el nombre de personas. Un piojo que vive de búhos ha sido nombrado Strigiphilus Garylarsoni una bacteria lleva el nombre Salmonella mjordan , nombrado por un microbiólogo aficionado al baloncesto. Mi asesor nombró a un parásito en honor a su ex esposa. Los nombres de algunos crustáceos anfípodos superan las 40 letras de longitud, como Polichinellobizrrocomic burlescomagicaraneus .