Información

Entender claramente las enfermedades extraintestinales.

Entender claramente las enfermedades extraintestinales.


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La enfermedad extradistestínica parece preferir a las enfermedades "intestinales", creo que se trata de enfermedades que se encuentran fuera del tracto gastrointestinal y del estómago.

Considere las enfermedades de la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn (enteritis) como ejemplos. La colitis afecta al colon, fuera del intestino delgado, creo que por lo tanto extraintestinal. Sin embargo, la enfermedad de Crohn (enteritis) afecta al intestino delgado, por lo que creo que es una enfermedad intestinal (pero esta cláusula es incorrecta); al menos debería tener manifestaciones extraintestinales.

¿Cuál es la definición exacta de la palabra? extra en enfermedades intestinales?


Ciertas enfermedades intestinales tienen síntomas que aparecen al mismo tiempo en otros sistemas del cuerpo, pero las enfermedades intestinales ellos mismos no son extraintestinales.

Las manifestaciones extraintestinales de la enfermedad inflamatoria intestinal son frecuentes tanto en la colitis ulcerosa como en la enfermedad de Crohn. Las manifestaciones más comunes involucran los sistemas musculoesquelético y dermatológico. Otras manifestaciones involucran el sistema hepatopán-creatobiliar (p. Ej., Colangitis esclerosante primaria), así como los sistemas ocular, renal y pulmonar.1.

Una de las diferencias clave entre las manifestaciones extraintestinales y las condiciones comórbidas (aunque aparentemente no es una necesidad, el artículo cita la colangitis esclerosante primaria como un contraejemplo) es que los efectos extraintestinales desaparecerán una vez que se trate la enfermedad intestinal.

1 Levine, J.S., Burakoff, R. (2011). Manifestaciones extraintestinales de la enfermedad inflamatoria intestinal. Gastroenterol Hepatol (NY), 7(4), 235-241.


Colitis ulcerosa

Colitis ulcerosa (UC) es una afección a largo plazo que provoca inflamación y úlceras en el colon y el recto. [1] [6] Los síntomas principales de la enfermedad activa son dolor abdominal y diarrea mezclada con sangre. [1] También puede ocurrir pérdida de peso, fiebre y anemia. [1] A menudo, los síntomas aparecen lentamente y pueden variar de leves a graves. [1] Los síntomas generalmente ocurren de manera intermitente con períodos sin síntomas entre los brotes. [1] Las complicaciones pueden incluir dilatación anormal del colon (megacolon), inflamación del ojo, las articulaciones o el hígado y cáncer de colon. [1] [2]

Colitis ulcerosa
Imagen endoscópica de un colon afectado por colitis ulcerosa. La superficie interna del colon está manchada y rota en algunos lugares. Enfermedad leve-moderada.
EspecialidadGastroenterología
SíntomasDolor abdominal, diarrea mezclada con sangre, pérdida de peso, fiebre, anemia [1]
ComplicacionesMegacolon, inflamación del ojo, las articulaciones o el hígado, cáncer de colon [1] [2]
Inicio habitual15-30 años o & gt 60 años [1]
DuraciónLargo plazo [1]
CausasDesconocido [1]
Método de diagnósticoColonoscopia con biopsias de tejido [1]
Diagnóstico diferencialDisentería, enfermedad de Crohn, colitis isquémica [3]
TratamientoCambios en la dieta, medicación, cirugía [1]
MedicamentoSulfasalazina, mesalazina, esteroides, inmunosupresores como azatioprina, terapia biológica [1]
Frecuencia2-299 por 100.000 [4]
Fallecidos47.400 junto con Crohn (2015) [5]

Se desconoce la causa de la CU. [1] Las teorías involucran disfunción del sistema inmunológico, genética, cambios en las bacterias intestinales normales y factores ambientales. [1] [7] Las tasas tienden a ser más altas en el mundo desarrollado y algunos proponen que esto es el resultado de una menor exposición a infecciones intestinales, o de una dieta y estilo de vida occidentales. [6] [8] La extirpación del apéndice a una edad temprana puede ser protectora. [8] El diagnóstico se suele realizar mediante colonoscopia con biopsias de tejido. [1] Es un tipo de enfermedad inflamatoria intestinal (EII) junto con la enfermedad de Crohn y la colitis microscópica. [1]

Los cambios en la dieta, como mantener una dieta alta en calorías o una dieta sin lactosa, pueden mejorar los síntomas. [1] Se utilizan varios medicamentos para tratar los síntomas y lograr y mantener la remisión, incluidos aminosalicilatos como mesalazina o sulfasalazina, esteroides, inmunosupresores como azatioprina y terapia biológica. [1] La extirpación del colon mediante cirugía puede ser necesaria si la enfermedad es grave, no responde al tratamiento o si se desarrollan complicaciones como el cáncer de colon. [1] La extirpación del colon y el recto generalmente cura la afección. [1] [8]

Junto con la enfermedad de Crohn, aproximadamente 11,2 millones de personas se vieron afectadas en 2015 [actualización]. [9] Cada año, se presenta de nuevo en 1 a 20 por cada 100.000 personas, y se ven afectadas de 5 a 500 por cada 100.000 personas. [6] [8] La enfermedad es más común en América del Norte y Europa que en otras regiones. [8] A menudo comienza en personas de 15 a 30 años, o entre las mayores de 60. [1] Los hombres y las mujeres parecen verse afectados en proporciones iguales. [6] También se ha vuelto más común desde la década de 1950. [6] [8] Juntas, la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn afectan a alrededor de un millón de personas en los Estados Unidos. [10] Con un tratamiento adecuado, el riesgo de muerte parece ser el mismo que el de la población en general. [2] La primera descripción de la colitis ulcerosa ocurrió alrededor de la década de 1850. [8]


Abstracto

Las presiones selectivas que conducen a la evolución y el mantenimiento de la virulencia en el caso de patógenos facultativos no están muy claras. Por ejemplo, Escherichia coli, un comensal del intestino de animales de sangre caliente y humanos, puede causar enfermedades extraintestinales graves, como septicemia y meningitis, que representan callejones sin salida evolutivos para el patógeno, ya que están asociados con la muerte rápida del hospedador y la transmisión deficiente entre hospedadores. Dicho proceso infeccioso se ha relacionado con la presencia de los denominados "genes de virulencia". Para comprender las fuerzas evolutivas que seleccionan y mantienen estos genes, enfocamos nuestro estudio en E. coli Cepas del grupo filogenético B2 que comprenden cepas tanto comensales como patógenas (extra e intraintestinales). La tipificación de secuencia multilocus (MLST), la hibridación genómica comparativa del acervo genético flexible B2 y la cuantificación de la virulencia extraintestinal utilizando un modelo de ratón de septicemia se realizaron en un panel de 60 cepas B2 elegidas por su diversidad genética y ecológica. La historia filogenética de las cepas reconstruidas a partir de los datos de MLST indica la aparición de al menos 9 subgrupos de cepas. Se observa un alto polimorfismo en el acervo genético flexible B2 entre las cepas con una buena correlación entre la historia filogenética inferida por MLST de las cepas y la presencia / ausencia de regiones genómicas específicas, lo que indica la coevolución entre el fondo cromosómico y el acervo genético flexible. La virulencia en el modelo de ratón es un carácter muy prevalente y generalizado presente en todos los subgrupos excepto uno. Los estudios de asociación revelan que la virulencia extraintestinal es un proceso multigénico con un conjunto común de "determinantes de virulencia" que abarcan genes implicados en la regulación transcripcional, el metabolismo del hierro, la adhesión, la biosíntesis de lipopolisacáridos (LPS) y el sistema de síntesis híbrida de policétidos y péptidos del que se ha informado recientemente. Curiosamente, estos determinantes también pueden verse como factores de supervivencia y colonización intestinal relacionados con el comensalismo, ya que pueden aumentar la aptitud de las cepas dentro del entorno intestinal normal. En conjunto, estos datos abogan por un surgimiento ancestral del carácter de virulencia extraintestinal que es un subproducto coincidente del comensalismo. Además, los marcadores fenotípicos y genotípicos identificados en este trabajo permitirán más estudios epidemiológicos dedicados a probar la hipótesis de especialización de nicho para los subgrupos filogenéticos B2.


¿Qué papel juega Curli en las interacciones huésped-bacteria?

Existe una interacción complicada entre el sistema inmunológico del huésped y las fibras de curli. Los curli a menudo se expresan al máximo en el laboratorio cuando las bacterias se cultivan a baja temperatura y baja osmolaridad, condiciones que no se asocian fácilmente con los entornos del huésped. Sin embargo, ambos S. Typhimurium y E. coli expreso curli en vivo durante la infección, y la regulación de la expresión de curli es increíblemente compleja [11], [12].

Las fibras amiloides de Curli son reconocidas por el sistema inmunológico del huésped, culminando en una cascada de señalización que altera la interacción entre las bacterias y el huésped. Varias células inmunes reconocen las fibras de curli a través del heterocomplejo TLR2 / TLR1 / CD14 [13]. Las células epiteliales intestinales responden directamente a las fibras de curli en S. Typhimurium, que conduce a un aumento de la expresión de PI3K y una disminución posterior de la permeabilidad de la barrera de las células epiteliales. Por el contrario, la infección con bacterias no rizadas da como resultado una barrera epitelial con mayor permeabilidad. La barrera epitelial más permeable permite títulos bacterianos más altos en el tejido cecal y los ganglios linfáticos mesentéricos (Figura 1) [14], [15]. Sin embargo, también es importante tener en cuenta que aunque la barrera está reforzada, los patógenos curvados pueden superar la respuesta inmunitaria protectora y causar inflamación. Curiosamente, cuando las células curvadas cruzan la barrera epitelial, múltiples células inmunes como macrófagos, células dendríticas y células T responden regulando al alza varias citocinas proinflamatorias, incluidas IL-6, IL-23, IL-17A e IL-22 [16]. En conjunto, este trabajo sugiere que las bacterias curlizadas comensales pueden ejercer efectos protectores sobre la barrera epitelial a través de la activación de TLR2, pero se necesita trabajo adicional para dilucidar la interacción compleja de curli, bacterias entéricas, células epiteliales intestinales y células inmunes.


Enfoques ómicos a las enfermedades mitocondriales

Florian Schober del grupo de investigación Errores Congénitos de Endocrinología y Metabolismo del Departamento de Medicina y Cirugía Molecular defenderá su tesis "Biología de sistemas de disfunción mitocondrial" el 7 de mayo de 2021.

¿Cuál es el enfoque principal de tu tesis?

Las mitocondrias son la fuente de energía y la plataforma metabólica central de nuestras células. Cuando no funcionan en consecuencia, muchos órganos diferentes pueden verse afectados a cualquier edad, pero no se comprende bien cómo el mal funcionamiento mitocondrial causa la enfermedad humana. En las últimas dos décadas, se han desarrollado nuevos métodos poderosos denominados ómicos que pueden medir miles de moléculas en las células en poco tiempo. Exploro estas técnicas y las combino con modelos genéticos de enfermedades humanas, por ejemplo, moscas de la fruta y ratones, para capturar las consecuencias biológicas sistémicas del mal funcionamiento mitocondrial.

¿Cuáles son los resultados más importantes?

Descubrimos que pequeñas modificaciones de proteínas en las mitocondrias, metilación y fosforilación, pueden modificar la función de todo el orgánulo. Vimos que la abundancia del aminoácido metionina que está presente en la mayoría de los alimentos que comemos controla la eficiencia de la producción de energía en las mitocondrias. Usando técnicas ómicas, descubrimos una nueva capa de complejidad en la célula que se extiende mucho más allá de los genes, el ARN y las proteínas.

¿Cómo puede contribuir este nuevo conocimiento a la mejora de la salud de las personas?

Podríamos mostrar en un modelo de mosca que un grupo de pacientes jóvenes con enfermedad mitocondrial puede beneficiarse de dietas ajustadas, y este hallazgo podría incluso ser importante para apuntar mejor a las células cancerosas. Es importante probar cuidadosamente nuestros resultados que provienen de modelos de laboratorio hasta que sean útiles para la atención médica. Pero esto muestra claramente que la investigación básica es un paso muy importante hacia las aplicaciones clínicas.

¿Cuáles son tus ambiciones futuras?

Me entusiasmó la idea de que grandes cantidades de datos y poderosas herramientas bioinformáticas puedan decirnos cómo funciona la biología de la vida real. De aquí, pasaré al laboratorio del Prof. Matthias Mann en el Instituto Max Planck de Bioquímica en Munich. Aplicaré el conocimiento que adquirí durante mis estudios de doctorado en el Karolinska Institutet para comprender cómo las células individuales en el tejido humano interactúan entre sí para responder una pregunta importante: ¿Por qué la enfermedad solo afecta a algunas células específicas y no a otras? Si logramos encontrar una respuesta, estaremos un paso más cerca de abordar los casos más complicados y abrumadores de enfermedades humanas.


Los antibióticos podrían cambiarse para tratar enfermedades como el cáncer, dicen los científicos

CHICAGO, Ill. & # 8212 Los médicos generalmente recurren a los antibióticos para tratar y eliminar las infecciones bacterianas comunes. Ahora, sin embargo, un nuevo estudio fascinante revela que también pueden ser útiles para combatir enfermedades como el cáncer. Para ser claros, los hallazgos son puramente teóricos en este punto.

Una serie de experimentos de laboratorio, investigadores de la Universidad de Illinois-Chicago descubrieron que pueden modificar ribosomas eucariotas responder a los antibióticos de la misma manera que ribosomas procariotas hacer.

En aras de la claridad, los hongos, las plantas, los animales y los seres humanos son todos eucariotas. ¿Por qué? Todos esos grupos están formados por células que tienen un núcleo claramente definido. Las bacterias, por otro lado, son procariotas, lo que significa que sus células no tienen un núcleo definitivo o tienen uno con estructuras, tamaños y propiedades diferentes.

Los ribosomas, que son responsables de la síntesis de proteínas dentro del cuerpo celular, también difieren entre eucariotas y procariotas.

& # 8220Algunos antibióticos, utilizados para tratar infecciones bacterianas, funcionan de una manera interesante. Se unen al ribosoma de las células bacterianas e inhiben de forma muy selectiva la síntesis de proteínas. Se permite la producción de algunas proteínas, pero otras no, & # 8221 dice el autor del estudio Alexander Mankin, profesor Alexander Neyfakh de Química Medicinal y Farmacognosia en la Facultad de Farmacia de la UIC, en un comunicado de la universidad. & # 8220Sin que se produzcan estas proteínas, las bacterias mueren. & # 8221

Enseñar a las células algunos & # 8216cool trucos & # 8217

Un antibiótico (verde), unido al ribosoma de levadura de tipo humano (gris), permite la síntesis de algunas proteínas (naranja, violeta y azul) pero no de otras (verde oscuro). (Crédito: Maxim Svetlov / UIC)

Cuando los médicos usan antibióticos para tratar una infección, los medicamentos no cambian activamente las células del paciente. Esto se debe a que los antibióticos normalmente no tienen los medios para unirse a los ribosomas de diferentes formas de las células eucariotas.

& # 8220Debido a que hay muchas enfermedades humanas causadas por la expresión de proteínas no deseadas & # 8212 esto es común en muchos tipos de cáncer o enfermedades neurodegenerativas, por ejemplo & # 8212 queríamos saber si sería posible usar un antibiótico para detener una célula humana de producir las proteínas no deseadas, y sólo las proteínas no deseadas, & # 8221 Mankin explica.

En busca de algunas respuestas, el equipo de investigación analizó la levadura, un eucariota que presenta células muy similares a las células humanas. Además, para facilitar un poco el proceso, Mankin agregó que también realizaron un & # 8220 genial truco & # 8221.

& # 8220 Diseñamos el ribosoma de levadura para que sea más parecido a las bacterias & # 8221, informa el profesor.

Luego, el equipo empleó una combinación de bioquímica y genética fina para realizar cambios en solo un nucleótido entre más de 7,000 en el ARN ribosómico de levadura. Ese cambio fue suficiente para producir un antibiótico macrólido (una variedad común de antibióticos) & # 8220act & # 8221 en el ribosoma de levadura.

Comprender lo bueno y lo malo de la biología humana.

Usando ese modelo de levadura, los investigadores aplicaron el perfil genómico y el análisis estructural de alta resolución para comprender mejor la síntesis de proteínas en las células. También les permitió ver cómo el macrólido interactúa con el ribosoma de la levadura.

& # 8220A través de este análisis, entendimos que dependiendo de una proteína & # 8217s firma genética específica & # 8212 la presencia de una & # 8216buena & # 8217 o & # 8216bad & # 8217 secuencia & # 8212 el macrólido puede detener su producción en el ribosoma eucariota o no, & # 8221 Mankin comenta. & # 8220 Esto nos mostró, conceptualmente, que los antibióticos pueden usarse para inhibir selectivamente la síntesis de proteínas en células humanas y usarse para tratar trastornos humanos causados ​​por & # 8216bad & # 8217 proteínas & # 8221.

& # 8220 Ahora que sabemos que los conceptos funcionan, podemos buscar antibióticos que sean capaces de unirse a los ribosomas eucariotas no modificados y optimizarlos para inhibir solo aquellas proteínas que son malas para el ser humano & # 8221, concluye.


Entender claramente las enfermedades extraintestinales - Biología

Escherichia coli es un miembro importante del microbioma sano normal de los seres humanos y otros mamíferos. Además, se cree que algunas cepas son probióticas y, por lo tanto, beneficiosas para el huésped. Sin embargo, otras cepas de E. coli han evolucionado hasta convertirse en patógenos muy versátiles y, con frecuencia, mortales, y las enfermedades resultantes causan importantes pérdidas económicas y cargas para la salud pública en todo el mundo. Estudios recientes han demostrado que la E. coli El genoma tiene una alta plasticidad que le permite adaptarse a nuevos nichos y sobrevivir en condiciones estresantes y evolucionar hacia nuevas cepas híbridas con genes compartidos, incluidos los genes de virulencia. Los enfoques ómicos y de secuenciación del genoma completo han transformado la investigación en este campo permitiendo nuevos y fascinantes conocimientos sobre la biología molecular y celular de la bacteria, allanando así el camino para el desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas.

Bajo la guía experta de los editores de este libro, autores internacionales de renombre brindan revisiones oportunas y actualizadas de las últimas novedades. E. coli investigación en biología ómica, molecular y celular. Los temas van desde E. coli plasticidad y evolución del genoma a la aplicación de tecnologías ómicas para en silico Modelado para comprender las respuestas fisiológicas desencadenadas por el estrés.

Este volumen autorizado es una lectura esencial para los científicos, tanto expertos como estudiantes, que trabajan sobre patógenos. E. coli en empresas académicas, gubernamentales y de biotecnología. También es una lectura obligada para cualquier persona interesada en la patogénesis bacteriana y una adquisición importante para todas las bibliotecas de microbiología.

"bien organizado, escrito y referenciado, con un desarrollo y una colocación eficaces de figuras y tablas ... de especial interés para los estudiantes de posgrado, profesores y biotecnólogos. En general, el libro ofrece una revisión integrada" de SIMB News

(EAN: 9781910190777 9781910190784 Temas: [bacteriología] [microbiología médica] [microbiología])


Henrietta carece de "células inmortales"

Los investigadores médicos utilizan células humanas cultivadas en laboratorio para aprender las complejidades de cómo funcionan las células y probar teorías sobre las causas y el tratamiento de las enfermedades. Las líneas celulares que necesitan son & # 8220 inmortales & # 8221 & # 8212; pueden crecer indefinidamente, congelarse durante décadas, dividirse en diferentes lotes y compartirse entre los científicos. En 1951, un científico del Hospital Johns Hopkins en Baltimore, Maryland, creó la primera línea celular humana inmortal con una muestra de tejido tomada de una joven negra con cáncer de cuello uterino. Esas células, llamadas células HeLa, se volvieron rápidamente invaluables para la investigación médica, aunque su donante siguió siendo un misterio durante décadas. En su nuevo libro, La vida inmortal de Henrietta carece, la periodista Rebecca Skloot rastrea la historia de la fuente de las increíbles células HeLa, Henrietta Lacks, y documenta el impacto de la línea celular tanto en la medicina moderna como en la familia Lacks.

Contenido relacionado

¿Quién era Henrietta Lacks?
Ella era una cultivadora de tabaco negro del sur de Virginia que contrajo cáncer de cuello uterino cuando tenía 30 años. Un médico de la Universidad Johns Hopkins tomó un pedazo de su tumor sin decírselo y lo envió al pasillo a los científicos que habían estado tratando de hacer crecer tejidos en cultivo. durante décadas sin éxito. Nadie sabe por qué, pero sus células nunca murieron.

¿Por qué son tan importantes sus células?
Las células de Henrietta & # 8217s fueron las primeras células humanas inmortales jamás cultivadas en cultivo. Fueron esenciales para desarrollar la vacuna contra la polio. Subieron en las primeras misiones espaciales para ver qué pasaría con las células en gravedad cero. Desde entonces, muchos hitos científicos han utilizado sus células, incluida la clonación, el mapeo de genes y la fertilización in vitro.

Ha habido mucha confusión a lo largo de los años sobre la fuente de las células HeLa. ¿Por qué?
Cuando se tomaron las celdas, se les dio el nombre en clave HeLa, para las dos primeras letras de Henrietta y Lacks. Hoy en día, anonimizar las muestras es una parte muy importante de la investigación sobre células. Pero eso no era algo que preocupara mucho a los médicos en la década de 1950, por lo que no fueron muy cuidadosos con su identidad. Cuando algunos miembros de la prensa estuvieron cerca de encontrar a la familia de Henrietta, el investigador que & # 8217 había cultivado las células creó un seudónimo & # 8212Helen Lane & # 8212 para desviar a los medios de comunicación. Finalmente, también aparecieron otros seudónimos, como Helen Larsen. Su nombre real no se filtró realmente al mundo hasta la década de 1970.

¿Cómo se interesó por primera vez en esta historia?
Aprendí sobre Henrietta por primera vez en 1988. Tenía 16 años y era estudiante en una clase de biología de un colegio comunitario. Todo el mundo aprende sobre estas células en biología básica, pero lo único de mi situación es que mi maestra realmente conocía el nombre real de Henrietta y que era negra. Pero eso es todo lo que sabía. En el momento en que supe de ella, me obsesioné: ¿Tenía hijos? ¿Qué piensan de que parte de su madre esté viva todos estos años después de su muerte? Años más tarde, cuando comencé a interesarme por escribir, una de las primeras historias que me imaginé escribiendo era la suya. Pero no fue hasta que fui a la escuela de posgrado que pensé en intentar localizar a su familia.

Una célula cancerosa HeLa en división. (& # 169 Dr. Thomas Deerinck / Visuals Unlimited / Corbis) La etapa de metafase de una división celular HeLa humana. (& # 169 Dr. Richard Kessel / Dr. Gene Shih / Visuals Unlimited / Corbis) Las subespecies de células HeLa han evolucionado en los laboratorios y algunos sienten que la línea celular ya no es humana, sino una nueva forma de vida microbiana. Estas células se muestran en verde, el citoplasma es rojo y las estructuras dentro del citoplasma son azules. (& # 169 Nancy Kedersha / Science Faction / Corbis) La etapa profase de la mitosis en la división de estas células HeLa humanas. (& # 169 Dr. Richard Kessel / Dr. Gene Shih / Visuals Unlimited / Corbis) Esta micrografía de fluorescencia de una célula HeLa muestra los microfilamentos del citoesqueleto en rojo y los núcleos se tiñen con Hoechst en azul. (& # 169 Visuals Unlimited / Corbis)

¿Cómo se ganó la confianza de la familia de Henrietta & # 8217?
Parte de eso fue que simplemente no me iría y estaba decidido a contar la historia. Me llevó casi un año convencer a la hija de Henrietta, Deborah, de que hablara conmigo. Sabía que estaba desesperada por conocer a su madre. Entonces, cuando comencé a hacer mi propia investigación, le diría todo lo que encontré. Fui a Clover, Virginia, donde se crió Henrietta, y busqué a sus primas, luego llamé a Deborah y dejé estas historias sobre Henrietta en su buzón de voz. Porque parte de lo que estaba tratando de transmitirle era que no estaba escondiendo nada, que podríamos aprender juntos sobre su madre. Después de un año, finalmente dijo, bien, dejemos que & # 8217s hagamos esto.

¿Cuándo se enteró su familia de las células de Henrietta & # 8217s?
Veinticinco años después de la muerte de Henrietta, un científico descubrió que muchos cultivos de células que se pensaba eran de otros tipos de tejidos, incluidas las células de la mama y la próstata, eran en realidad células HeLa. Resultó que las células HeLa podían flotar en partículas de polvo en el aire y viajar en las manos sin lavar y contaminar otros cultivos. Se convirtió en una enorme controversia. En medio de eso, un grupo de científicos rastreó a los parientes de Henrietta para tomar algunas muestras con la esperanza de que pudieran usar el ADN de la familia para hacer un mapa de los genes de Henrietta y así poder saber qué cultivos celulares eran HeLa y que no eran & # 8217t, para comenzar a solucionar el problema de la contaminación.

Entonces, un postdoctorado llamado Henrietta & # 8217s marido un día. Pero tenía una educación de tercer grado y ni siquiera sabía qué era una celda. La forma en que entendió la llamada telefónica fue: & # 8220 Nosotros & # 8217 tenemos a su esposa. Ella & # 8217 está viva en un laboratorio. Hemos estado investigando sobre ella durante los últimos 25 años. Y ahora tenemos que evaluar a sus hijos para ver si tienen cáncer. & # 8221 Lo cual no fue & # 8217t lo que dijo el investigador. Los científicos no sabían que la familia no entendía. A partir de ese momento, sin embargo, la familia fue absorbida por este mundo de investigación que no entendían, y las células, en cierto sentido, se apoderaron de sus vidas.

¿Cómo hicieron eso?
Esto fue más cierto para la hija de Henrietta. Deborah nunca supo que su madre era una niña cuando Henrietta murió. Siempre había querido saber quién era su madre, pero nadie hablaba de Henrietta. Entonces, cuando Deborah descubrió que esta parte de su madre todavía estaba viva, se desesperó por comprender lo que eso significaba: ¿Le dolió a su madre cuando los científicos inyectaron virus y toxinas en sus células? ¿Los científicos habían clonado a su madre? ¿Y podrían esas células ayudar a los científicos a hablarle sobre su madre, como cuál era su color favorito y si le gustaba bailar?

Sin embargo, los hermanos de Deborah no pensaron mucho en las células hasta que descubrieron que había dinero de por medio. Las células HeLa fueron los primeros materiales biológicos humanos comprados y vendidos, lo que ayudó a lanzar una industria multimillonaria. Cuando los hermanos de Deborah se enteraron de que la gente estaba vendiendo frascos de las células de su madre y que la familia no recibía el dinero resultante, se enojaron mucho. La familia de Henrietta ha vivido en la pobreza la mayor parte de su vida, y muchos de ellos no pueden pagar un seguro médico. Uno de sus hijos no tenía hogar y vivía en las calles de Baltimore. Entonces, la familia lanzó una campaña para obtener parte de lo que sentían que se les debía económicamente. Consumió sus vidas de esa manera.

Estas células HeLa se tiñeron con tintes especiales que resaltan partes específicas de cada célula. El ADN en el núcleo es amarillo, los filamentos de actina son azul claro y las mitocondrias & # 8212 los generadores de energía de la célula & # 8212 son rosas. (& # 169 Omar Quintero) Las células de Henrietta Lacks fueron esenciales en el desarrollo de la vacuna contra la polio y se utilizaron en hitos científicos como la clonación, el mapeo de genes y in vitro fertilización. (Cortesía de la familia Lacks) Margaret Gey y Minnie, una técnica de laboratorio, en el laboratorio Gey en Johns Hopkins, alrededor de 1951. (Cortesía de Mary Kubicek) En La vida inmortal de Henrietta carece, la periodista Rebecca Skloot rastrea la historia de la fuente de las increíbles células HeLa. (Cortesía de Random House, Inc.) Skloot conoció a Henrietta por primera vez en 1988 gracias a un profesor de biología de un colegio comunitario. (Cortesía de Random House, Inc.)

¿Cuáles son las lecciones de este libro?
Para los científicos, una de las lecciones es que hay seres humanos detrás de cada muestra biológica utilizada en el laboratorio. Gran parte de la ciencia actual gira en torno al uso de tejido biológico humano de algún tipo. Para los científicos, las células suelen ser como tubos o moscas de la fruta: son solo herramientas inanimadas que siempre están en el laboratorio. Las personas detrás de esas muestras a menudo tienen sus propios pensamientos y sentimientos sobre lo que debería suceder con sus tejidos, pero generalmente se los deja fuera de la ecuación.

¿Y para el resto de nosotros?
La historia de las células HeLa y lo que sucedió con Henrietta a menudo se ha presentado como un ejemplo de un científico blanco racista que hace algo malicioso con una mujer negra. Pero eso no es exacto. La historia real es mucho más sutil y complicada. Lo que es muy cierto acerca de la ciencia es que hay seres humanos detrás de ella y, a veces, incluso con la mejor de las intenciones, las cosas salen mal.

Una de las cosas que no quiero que la gente tome de la historia es la idea de que el cultivo de tejidos es malo. Gran parte de la medicina actual depende del cultivo de tejidos. Pruebas de VIH, muchos medicamentos básicos, todas nuestras vacunas ... No tendríamos nada de eso si no fuera para los científicos que recolectan células de personas y las cultivan. Y la necesidad de estas células será mayor, no menor. En lugar de decir que no queremos que eso suceda, solo tenemos que ver cómo puede suceder de una manera que todos estén de acuerdo.


PACIENTES Y MÉTODOS

Se buscaron pacientes con CDI extraintestinales en los archivos de datos electrónicos de la División de Microbiología Clínica, Diagnóstico de Laboratorio del Hospital Central de la Universidad de Helsinki. El laboratorio recibe muestras microbiológicas de una población de aproximadamente 1,5 millones y analiza todas las muestras de pacientes que están cubiertos por la comunidad. El criterio de inclusión fue la detección de C. difficile en una muestra extraintestinal analizada entre enero de 2002 y septiembre de 2012. Se evaluaron retrospectivamente las historias clínicas individuales de los pacientes en los archivos de nuestro distrito hospitalario. El estudio fue aprobado por la junta de revisión institucional del Hospital Central de la Universidad de Helsinki.

Clostridium difficile se aisló en sitios extraintestinales mediante técnicas bacteriológicas anaeróbicas convencionales. Estos no fueron diseñados específicamente para detectar C. difficile sino más bien diseñado para detectar todos los microbios anaeróbicos. Después del transporte en medio de transporte Stuart, las muestras se sembraron en placas con Fastidious Anaerobe Agar (Lab M, Bury, Reino Unido) que se suplementaron con sangre de caballo desfibrinada al 5%. A continuación, las placas se incubaron en frascos anaeróbicos a 35 ° C. Aislamiento de C. difficile a partir de muestras de sangre periférica se realizó utilizando el sistema de medios de cultivo BacT / ALERT para muestras de sangre (bioMérieux, Marcy l'Etoile, Francia). Aislamiento de C. difficile en muestras de heces se realizó utilizando C. difficile–Agar selectivo cicloserina-cefoxitina-fructosa-yema de huevo a 35 ° C durante 42 horas en atmósfera anaeróbica. Las colonias con morfología, fluorescencia y olor típicos se identificaron presuntamente como C. difficile. Los aislados bacterianos se identificaron mediante pruebas bioquímicas. Clostridium difficile Las toxinas se detectaron directamente de C. difficile colonias por el kit de prueba Premier Toxins A & ampB (Meridian Bioscience Inc, Cincinnati, Ohio) durante 2007–2010 de acuerdo con las instrucciones del fabricante. A partir de 2011, los genes de la toxina se analizaron a partir de C. difficile colonias con reacción en cadena de la polimerasa múltiple (PCR) [14]. Cuando se realizó la tipificación de cepas, se realizó un análisis de ADN mediante PCR multiplex [14].

Categorizamos la gravedad de la enfermedad utilizando el índice de Horn [15] que clasifica la gravedad de la enfermedad en categorías de 1 a 4 sobre la base del juicio clínico: leve (enfermedad leve única), moderada (enfermedad más grave pero se espera una recuperación sin complicaciones), grave (complicaciones mayores o múltiples afecciones que requieren tratamiento) y fulminantes (enfermedad catastrófica que pone en peligro la vida). La gravedad de la enfermedad subyacente se puntuó utilizando el índice de Charlson [16] de la siguiente manera. Se agregó un punto de cada una de las comorbilidades enumeradas a continuación, a menos que se indique lo contrario: infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedad vascular periférica, demencia, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfermedad del tejido conectivo, úlcera péptica, diabetes mellitus (1 punto sin complicaciones, 2 puntos si hay daño en el órgano terminal), enfermedad renal crónica de moderada a grave (2 puntos), hemiplejía (2 puntos), leucemia (2 puntos), linfoma maligno (2 puntos), tumor sólido (2 puntos, 6 puntos si es metastásico), hígado enfermedad (1 punto leve, 3 puntos si es de moderada a grave) y SIDA (6 puntos). Además, se otorgaron puntos según la edad: 41-50 años (1 punto), 51-60 años (2 puntos), 61-70 años (3 puntos) y 71 años o más (4 puntos).


Se descubre una nueva y extraña enfermedad genética que hace que el cerebro de los niños se desarrolle de manera anormal

Los científicos han descubierto una nueva enfermedad genética, que hace que el cerebro de algunos niños se desarrolle de manera anormal, lo que resulta en un retraso en el desarrollo intelectual y, a menudo, en cataratas de inicio temprano.

La mayoría de los pacientes con la afección, que es tan nueva que aún no tiene nombre, también eran microcefálicos, un defecto congénito en el que la cabeza de un bebé es más pequeña de lo esperado en comparación con los bebés del mismo sexo y edad.

Researchers from the universities of Portsmouth and Southampton found that changes in a gene called coat protein complex 1 (COPB1) caused this rare genetic disease.

Now the variant has been identified, it will help clinicians come up with targeted interventions to help patients and their families, also opening the door to screening and prenatal diagnosis.

The research team, made up of frog geneticists, medical genomic research scientists and clinical geneticists, sequenced the DNA of affected patients and their family members, which identified COPB1 as the potential underlying cause of the disease. Using tadpoles to mimic the human gene variants, the tadpoles with the COPB1 gene changes had variably smaller brains than the control tadpoles and many of them had cataracts, just like the patients. This showed the link between the gene and disease very clearly.

Xenopus froglet finishing metamorphosis. Credit: Gretel Nicholson, EXRC

The findings are published in the journal Medicina del genoma.

Study co-author Professor Matt Guille, who leads a laboratory in the Epigenetics and Developmental Biology research group at the University of Portsmouth, said: “This is the first time that the tadpole has been used in such a direct way to help solve a clinical challenge.

“In our initial experiments to test the link between a genetic variation and a disease we found to our surprise that by altering the DNA of tadpoles, four times out of five we could re-create the disease-related changes seen in human patients. This will allow us to support our colleagues in providing more timely, accurate diagnosis that patients and their families so desperately need.”

Co-author Diana Baralle, Professor of Genomic medicine and a clinical geneticist at the University of Southampton, said: “Next generation sequencing is transforming our ability to make new diagnoses and discover new causes for rare disorders. This story started with sisters I saw in clinic without a known underlying cause for their signs and symptoms. Looking closely at their genes, along with further functional molecular work and xenopus studies, we saw that this was a new previously undescribed syndrome. A diagnosis is so important to the family.”

Transgenic Xenopus tadpoles. Credit: Dr Anna Noble, EXRC

One in 17 people will suffer from a rare disease at some time in their lives. Most of these rare diseases have a genetic cause and often affect children, but proving which gene change causes a disease is a huge challenge.

Professor Guille said that previously, while studies connecting a gene and a disease were mainly performed in mice several labs, including his own at the University of Portsmouth, have recently shown that experiments in tadpoles can also provide very strong evidence about the function of variant human genes. The process of re-creating some gene variants in tadpoles is straightforward and can be done in as little as three days.

Professor Guille added: “We now need to extend and improve our technology to make it applicable to the wider range of disease-related DNA changes provided to us by our clinical collaborators.

“If the clinical researchers find the information sufficiently useful, then we will continue to work together to scale up the pipeline of gene function analysis so it can be used to direct effective interventions for a significant number of patients.”

Reference: “Biallelic variants in COPB1 cause a novel, severe intellectual disability syndrome with cataracts and variable microcephaly” by William L. Macken, Annie Godwin, Gabrielle Wheway, Karen Stals, Liliya Nazlamova, Sian Ellard, Ahmed Alfares, Taghrid Aloraini, Lamia AlSubaie, Majid Alfadhel, Sulaiman Alajaji, Htoo A. Wai, Jay Self, Andrew G. L. Douglas, Alexander P. Kao, Matthew Guille and Diana Baralle, 25 February 2021, Medicina del genoma.
DOI: 10.1186/s13073-021-00850-w


Ver el vídeo: Tratamiento de la enfermedad Infalamtoria Intestinal (Febrero 2023).